El portal de salud que resuelve tus dudas

Altas temperaturas, recomendaciones para evitar los efectos negativos

Cuando nos exponemos a muy altas temperaturas  ambientales y nuestro organismo no puede compensar las variaciones de temperatura corporal, se produce una pérdida de agua y electrolitos. Esto puede alterar el funcionamiento de muchos órganos. Como consecuencia pueden aparecer calambres, agotamiento, deshidratación, insolación y, en el peor de los casos, un golpe de calor que incluso puede causar la muerte.

Aumento de la mortalidad

De hecho, las temperaturas altas están directamente relacionadas con el aumento de la mortalidad por enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Sobre todo ocurre en ancianos, explica la Dra. Sanz, especialista de nuestro Servicio de Medicina Interna. En este aumento de la mortalidad influyen tres aspectos:

  • Intensidad de la temperatura: es el factor que más influye, especialmente cuando se alcanzan valores extremos. Cuando se superan los 38,5ºC se produce un incremento muy significativo de la mortalidad. Esto se traduce en más de un 20% en comparación con días estivales en los que hay menos de 30ºC.
  • Acumulación de días con altas temperaturas: parece ser un componente relevante al margen de la intensidad, incrementándose la mortalidad cuando se superan los 36,5ºC durante 4 días consecutivos.
  • Momento del verano en el que se producen las olas de calor: el riesgo de mortalidad es mayor en la primera parte del periodo estival que en la segunda. Esta circunstancia está relacionada con el agotamiento de la población susceptible de sufrir las consecuencias de las altas temperaturas y de la mayor aclimatación que se produce en la segunda parte del verano.

Niños y ancianos, los más vulnerables

“Las personas mayores y los niños muy pequeños son más sensibles a estos cambios de temperatura”, señala la Dra. Sanz. “Los ancianos tienen reducida la sensación de calor. Esto produce, la capacidad de protegerse, existiendo un paralelismo entre la disminución de la percepción de sed y la percepción del calor, especialmente cuando sufren enfermedades neurodegenerativas. A esto hay que sumar que la capacidad de termólisis (la regulación de la temperatura corporal) es menor en el anciano. Se debe a que numerosas glándulas sudoríparas están fibrosadas y la capacidad de vasodilatación capilar es más baja. Esto se agudiza si además se sufre diabetes o enfermedades neurodegenerativas”.

En cuanto a los niños, nuestra internista explica que en ellos “se dan características fisiológicas específicas, en su mayoría relacionadas con la composición del agua corporal, el patrón de sudor y la producción de calor metabólico, que les ponen en desventaja termorreguladora en comparación con los adultos, sobre todo cuando hacen ejercicio o están muy activos físicamente en ambientes calientes o húmedos. En ocasiones no pueden o no saben tomar las medidas necesarias para prevenir o reponer la pérdida de líquidos, y se exponen hasta la extenuación al sol directo si no son supervisados por un adulto”.

También son más susceptibles a los efectos de las altas temperaturas los niños que tienen problemas crónicos de salud, toman ciertos medicamentos o sufren sobrepeso.

dermatología

Consejos

Para evitar los efectos negativos de las altas temperaturas, nuestra especialista nos aconseja seguir estas recomendaciones:

  • Durante el día, mantener las ventanas y persianas cerradas para proteger la vivienda del calor.
  • Aprovechar para ventilar la casa por la noche, cuando las temperaturas han descendido.
  • Los ventiladores pueden aliviar hasta cierto punto los efectos del calor pero no implican un descenso de la temperatura, por lo que es más recomendable el uso de aparatos de refrigeración.
  • Beber agua sin esperar a tener sed y evitar todo tipo de bebidas alcohólicas.
  • Si se está tomando de forma crónica alguna medicación, consultar con el médico.
  • Evitar las comidas calientes o pesadas.
  • Usar ropa apropiada: ligera, no apretada, de colores claros y preferentemente de algodón, evitando la ropa sintética.
  • En los espacios al aire libre, utilizar sombrero, gorra y crema de protección solar.

 

Contenido validado por la Dra. Sanz, médico especialista del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario de Torrejón



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Vida saludable

  • No hay eventos próximos en esta especialidad