El portal de salud que resuelve tus dudas

Alternativas a la epidural durante el parto

Vas a dar a luz y quieres saber cómo puedes controlar el dolor sin recurrir a la anestesia epidural. Nuestra ginecóloga, la Dra. Irene Fernández, explica que en el caso de no querer la epidural existen alternativas que reducen algo el dolor.

Lo primero es el movimiento. Moverte ayuda a que el bebé encuentre el camino hacia abajo y además de facilitar que durante la contracción el dolor sea mas liviano. Dentro del movimiento puedes usar una pelota de pilates, colgarte con una sabana, bailar… lo que necesites para relajarte. Para el momento del nacimiento también hay que intentar buscar la posición más cómoda para la madre y que ayude lo más posible al bebé a salir. Puede ser de pie, en cuadrupedia, de lado, en una silla de partos, en la cama… Lo importante es ir buscando la mejor posición entre la madre y la matrona o ginecólogo que esté acompañándote.

Anestesia embarazo

El calor local también te puede ser de utilidad, ya sea con saquitos de semillas calientes o por medio de masajes en la zona lumbar. El agua calentita también es una ayuda en todo el proceso. La ducha caliente suele ser una gran aliado para aliviar el dolor y es muy útil también cuando está empezando el parto, pero aún no ha empezado, lo que se conoce como los pródromos del parto, para que nos relajemos y podamos pasar ese rato.

Parto en el agua

También existe la posibilidad de la inmersión en agua, es decir meternos en la bañera. Con esto sumamos el efecto analgésico del agua caliente, al hecho de que pesamos menos y también nos alivia el dolor y descansa un poco. No todo el mundo puede tener un parto en el agua. Para poder meternos en la bañera durante el parto el bebé debe estar muy sano y no tenemos que tener dudas de que pueda pasarlo mal en algún momento del parto. Sólo le vamos a estar escuchando cada 15-20 minutos y no de manera constante como en el resto de opciones.

Paritorio

Además la madre debe estar sana y no tener riesgo de hacer hipotensiones o de sangrado, ya que si surge alguno de esos problemas sacarla de la bañera puede ser complicado. En el resto de los casos es una opción segura y útil. El bebé también puede nacer en la bañera si la madre está cómoda en esa posición. Para el bebé está dentro del líquido amniótico en el útero, así que nacer pasando primero por el agua hace que la transición sea más tranquila y menos brusca, sin que eso suponga ningún riesgo para el.

 

 

Contenido validado por la Dra. Irene Fernández, del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario de Torrejón



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Niños

  • No hay eventos próximos en esta especialidad
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *