El portal de salud que resuelve tus dudas

Artrosis de cadera: ¿cuáles son las opciones de tratamiento?

La artrosis de cadera es un trastorno degenerativo crónico. Se produce por el desgaste del cartílago de esta articulación y es el tipo de artrosis más frecuente, después de la de rodilla.  En la actualidad no existe un tratamiento curativo pero sí paliativo. Este consiste en la combinación de tratamientos farmacológicos y no farmacológicos. En última instancia puede ser necesaria la cirugía.

Tratamiento para artrósis de cadera

El Dr. Alberto Núñez Medina, traumatólogo de nuestro Hospital, nos cuenta cuáles son las principales opciones de tratamiento:

No farmacológicos

  • Perder peso: mejora el dolor al someter a la articulación a una menor carga.
  • Fisioterapia: diferentes programas de ejercicios permiten aliviar el dolor, mejorar la rigidez y mantener la función durante más tiempo. Entre estos ejercicios están los que fortalecen la musculatura abductora y extensora de la cadera.

Farmacológicos

  • Paracetamol: por su eficacia y seguridad, es el analgésico oral de primera elección para dolores leves o moderados. Puede emplearse durante largos periodos.
  • Anti-inflamatorios no esteroideos (ibuprofeno, naproxeno, celecoxib…): son muy eficaces en el control del dolor, pero tienen más efectos gastrointestinales, cardiorenales y hepáticos.
  • Analgésicos opioides (Tramadol): se pueden asociar a paracetamol y son útiles para controlar el dolor más intenso o en paciente que tengan contraindicados los antiinflamatorios.

tratarmiento de artrosis

Infiltraciones

Las inyecciones intra-articulares están indicadas para aliviar el dolor que no responde a los analgésicos orales. Además de para bajar la inflamación articular aguda o para confirmar el diagnóstico de artrosis de cadera. En general se emplean corticoides con anestésico local o ácido hialurónico. Está técnica requiere de ecografía o rayos X para realizarse.

Cirugía

“En pacientes jóvenes con artrosis de cadera en fase precoz, se pueden realizar intervenciones como las osteotomías de pelvis, en caso de displasias de cadera, o la artroscopia de cadera, para el choque femoro-acetabular”, apunta el Dr. Núñez Medina.

El procedimiento quirúrgico más frecuente es la cirugía de sustitución total de cadera. Consiste en reemplazar el hueso y el cartílago de la articulación por un implante protésico metálico. “Esta cirugía está indicada en caso de evidencia radiológica de artrosis, con dolor refractario al tratamiento y que suponga una gran limitación funcional. Siempre debe valorarse cada caso de manera individual, en función del índice de riesgo-beneficio según los síntomas, los antecedentes médicos, expectativas del paciente y eficacia de tratamientos previos. Las principales complicaciones de la cirugía son el sangrado, la infección, discrepancia de longitud,  la luxación, inestabilidad de la prótesis, el aflojamiento aséptico por desgaste y el tromboembolismo pulmonar”.

Al ser una enfermedad degenerativa con una estrecha relación con factores genéticos, la artrosis de cadera no se puede prevenir, si bien se pueden tomar medidas que minimicen su progresión, como hacer ejercicio físico diario para conservar la estabilidad y movilidad de la articulación. “Se recomiendan, sobre todo, los ejercicios acuáticos, mantener un peso adecuado, evitar los paseos largos y en terrenos irregulares, y el uso de un bastón en caso de dolor intenso”, concluye nuestro especialista.

 

 

Contenido validado por el Dr. Alberto Núñez Medina, traumatólogo del Hospital Universitario de Torrejón



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Traumatología

  • No hay eventos próximos en esta especialidad