El portal de salud que resuelve tus dudas

Artrosis de cadera: ¿cuáles son los factores de riesgo?

La artrosis de cadera es una enfermedad degenerativa y progresiva que causa la pérdida paulatina del cartílago hialino de la articulación, que se va adelgazando y desgastando. Tal y como explica nuestro traumatólogo, el Dr. Alberto Núñez Medina, en su desarrollo influyen varios factores “que se correlacionan y condicionan la inestabilidad en la articulación, una diferente distribución de las cargas y/o micro-traumatismos generando un daño estructural del cartílago articular”.

Estos factores se pueden dividir en generales, intrínsecos de la articulación y/o extrínsecos.

  • Generales: la edad, el sexo y la herencia genética. La artrosis de cadera es más frecuente en hombres y se estima que el 50% de los casos pueden ser hereditarios.
  • Intrínsecos: trastornos que alteran la biomecánica de la articulación favoreciendo su desgaste, como las alteraciones anatómicas congénitas (displasia de cadera, choque femoroacetabular), dismorfias adquiridas (coxa plana) y laxitud articular.
  • Extrínsecos: obesidad (índice de masa corporal superior a 30 –IMC>30-), ejercicios de impacto repetitivo y carga de pesos.

¿Cómo puedo saber si tengo artrosis de cadera?

“El paciente con artrosis de cadera suele quejarse de dolor localizado en la ingle, con irradiación a la cara anterior y lateral del muslo. El dolor es de tipo mecánico, que aparece al moverse y mejora en reposo. Suele ser más fuerte al final del día y con la actividad física (caminar o subir escaleras)”, señala nuestro especialista.

El dolor que causa la artrosis de cadera aumenta de manera progresiva a medida que avanza la enfermedad. Con el tiempo puede aparecer cojera y dificultar las actividades cotidianas, como vestirse. También puede aparecer dolor durante la noche, especialmente asociado a los cambios de postura, lo cual puede impedir el ritmo del sueño y el descanso.

ARTROSIS DE CADERA

¿Cómo se diagnostica la artrosis de cadera?

El diagnóstico está basado en la historia clínica, la exploración física y las pruebas radiológicas. “La radiografía simple es la prueba de elección. Se realiza la proyección anteroposterior en carga de pelvis y axial de cadera. En la radiografía se pueden apreciar los signos típicos de la artrosis, que son el estrechamiento del espacio articular, aparición de esclerosis subcondral, formación de quistes óseos y deosteofitos”.

La resonancia magnética, sin embargo, no ha demostrado ser mejor en el diagnóstico de la artrosis de cadera que la radiografía simple. Según el Dr. Núñez Medina, “es útil para determinar otras causas de dolor inguinal, como la necrosis de cadera o el choque femoroacetabular. En este sentido, una analítica con reactantes inflamatorios agudos (PCR, VSG, fórmula y recuento celular) pueden ayudar a descartar enfermedades reumáticas”.

Tipos de artrosis de cadera

Asimismo, a la hora del diagnóstico es importante distinguir la artrosis de cadera de otras patologías.

  • Bursitis trocantérica: dolor en la cara externa del muslo a nivel del trocánter mayor.
  • Lumbalgia: dolor de espalda bajo, que puede irradiarse al glúteo.
  • Artritis reumatoide: dolor inguinal de tipo inflamatorio, que mejora con la actividad y empeora en reposo y en la noche.
  • Necrosis de la cabeza femoral: dolor inguinal intenso y brusco, más incapacitante.
  • Meralgia parestésica: quemazón u hormigueo en la cara anterior del muslo.

 

 

Contenido validado por el Dr. Alberto Núñez Medina médico especialista del Servicio de Traumatología del Hospital Universitario de Torrejón



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Traumatología

  • No hay eventos próximos en esta especialidad