El portal de salud que resuelve tus dudas

Blefaritis qué es y cómo puede aliviarse

La blefaritis es una inflamación del borde del párpado que afecta al funcionamiento de las glándulas grasas, cuya función es producir un componente de la película lagrimal. En muchas ocasiones la blefaritis es asintomática y pasa desapercibida, ya que apenas se nota algo de enrojecimiento del borde del párpado.

Sin embargo, lo habitual es que la blefaritis provoque varios síntomas desagradables, como sensación de ojo seco, molestias al parpadear, picor, escozor, enrojecimiento ocular e incluso mala visión, al alterar la película lagrimal, tal y como explica la Dra. Naon Kim, especialista de nuestro Servicio de Oftalmología.

Tipos de blefaritis

A nivel del párpado, con frecuencia la blefaritis produce ‘bultos’ que pueden ser de dos tipos:

  • Dolorosos: conocidos como orzuelos, que son infecciones de las glándulas.
  • No dolorosos o que han dejado de serlo aunque lo fueran inicialmente: se trata de chalaciones, inflamaciones crónicas no infecciosas de la glándula del párpado.

visión

Tratamiento

“La blefaritis es un proceso crónico, por lo que no se cura por completo, ya que en la actualidad no contamos con un tratamiento definitivo. Esto no quiere decir que sus síntomas sean para siempre, ya que la enfermedad suele evolucionar en brotes (periodos de días o semanas de más molestias, alternando con épocas asintomáticas)”, explica nuestra especialista.

El objetivo del tratamiento es aliviar lo máximo posible los síntomas. Este alivio no consigue una mejoría del 100%, pero sí la suficiente como para que la blefaritis no limite la vida diaria. “Con tratamiento, el pronóstico suele ser bueno y hará que los ojos estén menos rojos y más cómodos. También es posible que se necesite una higiene continua en el párpado para prevenir problemas repetitivos”.

El tratamiento habitual de la blefaritis consiste en:

  • Limpieza del borde libre de párpado, que se debe hacer al menos 1 o 2 veces al día. Existen muchos productos específicos:
    • Toallitas con acción antiséptica y antiinflamatoria.
    • Mezcla de agua con soluciones de pH neutro (proporción agua 9: solución 1).
  • Masaje con calor local seco del borde del párpado. Esto facilita el drenaje de las glándulas obstruidas y debe realizarse durante 5 minutos al menos 2 veces al día.
  • Lágrimas artificiales: 1 gota 2 o 3 veces al día de forma mantenida.

Complicaciones

Al ser una enfermedad crónica, el tratamiento también podría ser crónico. Por ello, es importante seguir las recomendaciones del oftalmólogo y no dejar el tratamiento si el especialista no lo ha indicado, aunque se note mejoría, ya que pueden aparecer algunas de las siguientes complicaciones:

  • Ojo rojo constante.
  • Pestañas mal orientadas que rozan el globo ocular produciendo molestias.
  • Úlceras corneales.

 

Contenido validado por la Dra. Naon Kim, médico especialista del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario de Torrejón



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Salud Ocular

  • No hay eventos próximos en esta especialidad