El portal de salud que resuelve tus dudas

Cirugía ortognática y ortodoncia, claves en el tratamiento de las deformidades del esqueleto facial

Dependiendo de su gravedad, las deformidades dentofaciales pueden tener un gran impacto tanto en la funcionalidad. Causando maloclusiones, por ejemplo, como en la apariencia física, limitando y empeorando la calidad de vida de la persona. Afortunadamente, la combinación de la cirugía ortognática y el tratamiento ortodóncico, pre y postquirúrgico, permite mejorar e incluso corregir completamente muchas de estas deformidades. Tal y como explica la Dra. Gui-Youn Cho Lee, especialista de nuestro Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial.

Deformidades dentofaciales

La clasificación de las deformidades dentofaciales más aceptada es la siguiente:

  • Clase I u ortognática: en la relación molar. Es la oclusión de la cúspide mesiobucal del primer molar superior con la depresión bucal del primer molar mandibular. En la relación canina, el canino maxilar ocluye con la mitad distal del canino inferior.  Y la mitad mesial con el primer premolar inferior.
  • Clase II o retrognática: las piezas dentarias inferiores se posicionan distalmente (por detrás) a las superiores.
  • Clase III o prognática: las piezas inferiores se posicionan proximales o por delante de las superiores.

“La cirugía ortognática permite reposicionar los componentes dentales y óseos de la cara. Mejorando así tanto la función como la estética facial. Al no existir una relación armónica entre las arcadas óseas, se producen una serie de movimientos dentarios compensatorios que, al adoptar la nueva posición postquirúrgica, será preciso corregir de forma preoperatoria. Por tanto, estas deformidades esqueléticas y oclusales deben ser corregidas por un equipo multidisciplinar formado por un cirujano oral y maxilofacial y un ortodoncista”. Señala la Dra. Gui-Youn Cho Lee.

Cirugía ortognática

Tratamiento

Las opciones de tratamiento de las deformidades dentofaciales incluyen:

  • Ortodoncia aislada.
  • Combinar ortodoncia con cirugía sobre el maxilar superior.
  •  Cirugía sobre la mandíbula combinada con ortodoncia.
  • Ortodoncia combinada con cirugía bimaxilar.

En los casos más leves, el tratamiento ortodóncico puede ser suficiente para solucionar el déficit oclusal. Pero cuando la gravedad de la malposición ósea y dentaria hace necesaria la cirugía (en deformidades esqueléticas, por ejemplo). Se deberán combinar “los tratamientos ortodóncico y quirúrgico para lograr unos resultados óptimos tanto desde el punto de vista funcional como estético y psicosocial”. Apunta nuestra especialista.

Por lo tanto, antes de la cirugía se inicia el tratamiento ortodóncico, cuya duración (entre 18 y 28 meses, aproximadamente) depende de varios factores, como la edad del paciente, si es necesario extraer piezas dentales y la experiencia del ortodoncista. “El tratamiento ortodóncico prequirúrgico busca una descompensación dental y una disarmonía oclusal. Produciendo el efecto inverso que un tratamiento ortodóncico convencional de camuflaje. El tratamiento ortodóncico postquirúrgico, por su parte, se realiza habitualmente de forma rutinaria y predecible, y suele completarse entre 3 y 6 meses tras la cirugía”.

Pero, ¿cuál es el mejor momento para operarse? . “La cirugía ortognática conviene realizarla una vez finalizado el crecimiento del paciente (16 años en mujeres y 18 en hombres). Salvo en el caso de grandes síndromes faciales como el de Treacher-Collins, Apert, Crouzon, las fisuras labiopalatinas o la anquilosis de la articulación temporomandibular, que necesitan una corrección precoz”. Concluye la Dra. Gui-Youn Cho Lee.

 

 

Texto validado por la Dra. Gui-Youn Cho Lee, jefe de servicio de cirugía maxilofacial del Hospital universitario de Torrejón.



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Maxilofacial

  • No hay eventos próximos en esta especialidad