El portal de salud que resuelve tus dudas

¿En qué consisten la parotidectomía y la sialoendoscopia?

La parotidectomía y la sialoendoscopia son dos procedimientos quirúrgicos frecuentes en Otorrinolaringología. Los profesionales del Hospital Universitario de Torrejón nos explican con detalle en qué consisten, cuáles son sus indicaciones y los resultados de estos procedimientos quirúrgicos.

Qué es la parotidectomía

La parotidectomía consiste en la extirpación parcial o total de la glándula parótida y está indicada en pacientes con tumores benignos o malignos en esta glándula, o con enfermedad inflamatoria crónica que no pueda resolverse con el tratamiento endoscópico. La parotidectomía se realiza bajo anestesia general mediante una incisión facial que puede ampliarse a la zona cervical y permite la disección de la glándula parótida del nervio facial que discurre entre el lóbulo superficial y profundo.

Qué es la sialoendoscopia

La sialoendoscopia, por su parte, consiste en la exploración de la vía salivar mediante endoscopios milimétricos para el tratamiento de la patología inflamatoria de las glándulas submaxilar y parótida. Este procedimiento está indicado en pacientes con inflamaciones de repetición de la glándula parótida o submaxilar causadas por cálculos, estenosis o tapones mucosos.

La sialoendoscopia utiliza un endoscopio semirrígido que se introduce a través del orificio de salida en la boca de los conductos salivares. Recorre en sentido inverso el camino que utiliza la saliva desde la glándula hasta la boca, explorando los conductos en busca de estrecheces (estenosis), tapones mucosos o cálculos (litiasis) que obstruyen el flujo normal de la saliva. La extracción de los cálculos se lleva a cabo con cestas. También se puede introducir medicación a través del endoscopio, que por sí mismo dilata el conducto.

Posibles riesgos y complicaciones

Los profesionales del Hospital Universitario de Torrejón apuntan que las posibles complicaciones difieren de un procedimiento a otro. El riesgo más importante de la parotidectomía es la lesión del nervio facial que discurre por debajo del lóbulo superficial. El otorrinolaringólogo suele utilizar durante esta cirugía un monitor del nervio facial que avisa de la proximidad de las fibras nerviosas para respetarlas durante la disección.

En cuanto a la sialoendoscopia, existe el riesgo de inflamación de la glándula, lo que puede producir fenómenos compresivos, ya que se utiliza el lavado con suero para dilatar los conductos que hay que explorar. La ruptura de la pared obliga a la suspensión del procedimiento, que suele retrasarse unos meses.

¿Qué hacer después de estas intervenciones?

El postoperatorio también varía de una técnica a otra, y la principal diferencia es que la parotidectomía requiere el ingreso hospitalario, mientras que la sialoendoscopia se realiza de manera ambulatoria.

La hospitalización en la parotidectomía suele ser de 48 horas, hasta la retirada de un pequeño drenaje que se deja en la zona intervenida para que evacúe la sangre que pueda retenerse en el espacio quirúrgico. La retirada de los puntos de sutura suele hacerse a los 7-10 días. Es frecuente la aparición de un pequeño seroma que requiere curas postoperatorias.

Durante el postoperatorio de la sialoendoscopia se puede producir un aumento de la glándula o una infección local que se resuelve con antibioterapia oral.

 

Texto avalado por profesionales del servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario de Torrejón.



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Otorrinolaringología

  • No hay eventos próximos en esta especialidad