El portal de salud que resuelve tus dudas

La importancia de la CPAP en la apnea-hipopnea del sueño

El síndrome de apnea-hipopnea del sueño (SAHS) es algo más que roncar. Es un trastorno respiratorio que se caracteriza por interrupciones de la respiración mientras dormimos (pausas o paradas, que en la mayoría de las ocasiones no percibimos nosotros mismos sino nuestros acompañantes), junto con bajadas de oxígeno y un sueño desestructurado.

“La consecuencia es un sueño no reparador, ya que predominan las fases del sueño superficial, disminuyendo el profundo. Esto se traduce en cansancio, múltiples despertares por la noche (algunos para orinar, otros con sensación de asfixia o sequedad de boca), dolor de cabeza, dificultad para concentrarse, trastornos del ánimo, como irritabilidad o síntomas depresivos, y excesiva somnolencia diurna, que en casos extremos y situaciones de riesgo puede ocasionar incluso accidentes laborales, domésticos o de tráfico”, explica la Dra. María del Puerto Cano, especialista de nuestro Servicio de Neumología.

Causas

En la mayoría de los casos se desconoce la causa exacta del SAHS, aunque en su origen influyen factores como el sobrepeso, consumo de alcohol, tabaco y sedantes y una mayor esperanza de vida de la población. Si tenemos un familiar de primer grado con la enfermedad, tenemos también más probabilidades de sufrirlo.

“En una pequeña proporción de pacientes, la anatomía de la vía aérea puede causar o predisponer a la apnea del sueño, como es el caso de las amígdalas excesivamente grandes, que es típico en niños, o las alteraciones en la estructura de los huesos de la cara o del paladar blando, base de la lengua o faringe, que reducen el calibre de la vía aérea”, señala nuestra especialista.

Sueño reparador

Diagnóstico

Para diagnosticar el SAHS se hace una prueba de sueño, bien en casa o en el hospital, que consiste en una poligrafía respiratoria o polisomnografía. “Ambas pruebas miden el ronquido, el número de apneas o hipopneas, la oxigenación, el pulso cardíaco y el esfuerzo respiratorio, mientras dormimos, así como la posición. La polisomnografía aporta más información sobre la calidad, cantidad y fragmentación del sueño, así como otros trastornos no respiratorios del sueño”.

Las primeras medidas para mejorar la apnea del sueño son la pérdida de peso, en caso de que el paciente tenga sobrepeso u obesidad, y evitar el tabaco, el alcohol y la medicación que pueda agravar la apnea del sueño. Además, hay que seguir algunas recomendaciones básicas de higiene del sueño:

  • Dormir 7-8 horas al día (la primera causa de somnolencia diurna en nuestro medio, es que dormimos pocas horas).
  • Mantener un horario de sueño regular.
  • Evitar dormir en exceso durante el día.
  • Tener un ambiente tranquilo antes de dormir.
  • Evitar estimulantes antes del sueño (abuso de bebidas excitantes, el uso de dispositivos electrónicos).

Tratamiento

Junto a estas medidas, la CPAP (Presión Positiva Continua en las Vías Respiratorias), es el tratamiento de inicio en la mayoría de los pacientes.

“Es un aparato que proporciona una corriente continua de aire ambiente para evitar el cierre de la vía aérea. Por lo tanto, no es un tratamiento curativo. Si el paciente deja de usarla una noche, volverá a roncar, a hacer paradas y a tener los mismos síntomas que antes del tratamiento. De ahí la importancia de que comprenda su enfermedad y el objetivo de su tratamiento. No sólo para mejorar su calidad de sueño, sino también su calidad de vida a largo plazo, ya que la apnea del sueño no tratada produce un aumento del riesgo de sufrir trastornos cardiovasculares, como tensión arterial elevada, arritmias, angina o infarto al corazón e infartos cerebrales. Son patologías graves que dejan secuelas e incluso el paciente puede no superarlas y fallecer por uno de estos motivos”, explica la Dra. Cano.

La adherencia a la CPAP es fundamental para mejorar la apnea. “Por ello, nuestro Servicio de Neumología, en colaboración con Linde (la empresa suministradora de las terapias respiratorias en nuestra área), realiza Talleres de apnea del sueño y CPAP dirigidos a pacientes que empiezan a usar la máquina o con problemas de adaptación. Se trata de una sesión grupal realizada por un neumólogo, una enfermera de neumología y un técnico asistencial de Linde, en la que se explican los síntomas y riesgos asociados a la enfermedad; el diagnóstico y tratamiento, y los problemas a los cuales pueden enfrentarse al inicio. Estas sesiones de carácter dinámico y participativo, facilitan la adaptación a la CPAP, mejoran el cumplimiento a largo plazo y han sido muy bien aceptados por los pacientes, ya que pueden probarla y resolver dudas”.



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Neumología

  • No hay eventos próximos en esta especialidad