El portal de salud que resuelve tus dudas

Cuidados de la piel en el paciente encamado: higiene e hidratación

La higiene e hidratación de la piel en personas encamadas es de vital importancia, ya que la piel es un órgano fundamental que sirve de barrera frente a infecciones y otras agresiones externas. Su cuidado contribuye a conservar su vitalidad garantizando que pueda desempeñar su función protectora.

Mantener una higiene adecuada es un gran reto en el caso de las personas que se ven obligadas a pasar mucho en la cama debido a enfermedades y problemas graves de movilidad. ¿Cómo debe llevarse a cabo?

Higiene

Tal y como explican los especialistas de nuestra Unidad de Hospitalización Domiciliaria, Amaya Palomo, Alejandro Domínguez y Miguel Mirón, la higiene debe realizarse con agua templada y con un jabón con pH neutro para minimizar la irritación de la piel. El orden ideal para la higiene del paciente es: ojos, cara, cuello y hombros, brazos, manos, axilas, tórax y mamas, abdomen, piernas y pies, espalda y nalgas y por último la región genital. Posteriormente se ha de aclarar y hacer un secado meticuloso.

El secado hay que hacerlo sin frotar, sino más bien con toques suaves para evitar dañar la piel. No se deben olvidar los pliegues cutáneos (ingles, axilas, bajo las mamas) y los espacios entre los dedos, ya que si se quedan húmedos pueden generarse lesiones por humedad o incluso hongos.

Si bien toda la piel del cuerpo ha de hidratarse para conservar sus funciones y favorecer su elasticidad, nuestros especialistas apuntan que se ha de prestar especial atención a las zonas de apoyo, que son las que permanecen mucho tiempo apoyadas sobre la cama, y las prominencias óseas, es decir, zonas en las que el hueso está muy superficial (talones, zona sacra, tobillos, lateral de las rodillas, codos, hombros, caderas…).

Debido a la presión que reciben, estas zonas son más propensas a sufrir lesiones denominadas úlceras por presión.

cuidados e higiene

¿Qué productos deben aplicarse en cada zona?

En las prominencias óseas, sobretodo en personas con una movilidad escasa o nula, conviene aplicar unos aceites especiales que ayudan en la prevención de úlceras por presión. Existen varias presentaciones a la venta y se denominan ácidos grasos hiperoxigenados. Algunos ejemplos son el mepentol, el corpitol, la linovera…

Si tenemos un problema de incontinencia o exceso de sudoración podemos utilizar productos barrera, como cremas con óxido de zinc que protegen y aíslan la piel de la humedad.

Entre las sustancias a evitar en estos pacientes están las que contienen alcohol, talcos o colonias, ya que pueden irritar y dañar la piel.

Por otra parte, a la hora de aplicar cremas hidratantes es importante dar la cantidad adecuada y dejar que se seque bien para evitar lesiones por humedad y hongos.

Según nuestros especialistas, el factor que más determina la higiene y la hidratación del paciente es su movilidad, pero también variará según la edad, ya que con el paso del tiempo la piel pierde firmeza y elasticidad por lo que los cuidados han de ser más estrictos.



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Hospital en casa

  • No hay eventos próximos en esta especialidad