El portal de salud que resuelve tus dudas

Dejar de fumar, todo son beneficios

“El problema del consumo de tabaco empieza desde el primer cigarrillo”, así de contundente se muestra la Dra. Soledad Alonso Viteri, nuestra jefe de Servicio de Neumología. Debemos tener claro que no existe una cantidad mínima de consumo de tabaco segura. El daño se produce desde el primer consumo. Esto independientemente de que estemos hablando de un cigarrillo, tabaco de liar, picado, pipa, puro vapeador Por ello es importante el dejar de fumar, para el beneficio de nuestra salud.

Peligros del consumo

“El primero punto de contacto del tabaco con el organismo es la boca. Esta es la zona con más vascularización, lo que favorece que se absorban muy bien las medicinas, pero también otras sustancias, como las del tabaco”, explica la Dra. Alonso Viteri. “Desde que realizamos la primera inhalación del humo o de vapeo, llegan sustancias tóxicas al cerebro y se distribuyen por el cuerpo. Por ello, tenemos que tener en cuenta que el consumo del tabaco provoca daños no solo a nivel pulmonar sino en todo el organismo. De ahí que sea un factor de riesgo para desarrollar enfermedades no solo respiratorias sino a todos los niveles”. 

tabaco

En las vías respiratorias, concretamente, se produce una alteración en el tejido (epitelio). Este recubre las vías y con el tiempo pueden aparecer lesiones ulcerosas o tumorales. Además, el tabaco altera los mecanismos de defensa de toda la vía respiratoria. Lo cual hace que también estemos más predispuestos a tener infecciones. “Se producen problemas en los mecanismos de limpieza de las vías respiratorias. Además se deterioran los cilios, diminutos ‘pelitos’ que limpian el aire de partículas nocivas, eliminan bacterias y contaminantes. Como consecuencia, también puede aparecer una producción excesiva de moco, tos y flemas. E incluso el desarrollo de enfisema, lesiones tumorales, cáncer de pulmón, bronquitis crónica y pérdida de función pulmonar.  

Beneficios de dejar de fumar 

Según nuestra especialista, estamos ante una adicción. Lo más importante es no iniciarse en el consumo de tabaco. Para ello es clave la educación que damos a niños y adolescentes. “Esta educación debe ir más allá de lo que se transmite a través de programas educativos; hay que educar con el ejemplo. Si un profesor insiste en lo malo que es fumar, pero luego sus alumnos le ven fumando fuera del colegio, es contradictorio y hace que el mensaje preventivo falle”. 

Cuando ya se ha empezado a fumar, hay que tener claro que nunca es tarde para dejarlo. A pesar de haber desarrollado una enfermedad. “Los beneficios de dejar de fumar se notan desde el principio. En la mejoría del gusto y del olfato, en cómo va cambiando y normalizándose el color de los dedos y de los labios, cómo la piel está más hidratada… Y a medida que va pasando el tiempo sin fumar, todas esas alteraciones de las que hemos hablado antes, del tejido que recubre las vías respiratorias, se van normalizando. Aunque es verdad que cuando ya hay una enfermedad, el daño no suele ser reversible, sí evitaremos que vaya a más”, concluye nuestra especialista. 

 

Contenido validado por la Dra. Soledad Alonso Vitori, Jefa de Servicio de Neumología del Hospital Universitario de Torrejón



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Neumología

  • No hay eventos próximos en esta especialidad