El portal de salud que resuelve tus dudas

Suelo pélvico ¿qué beneficios tiene ejercitarlo?

El suelo pélvico está formado por una serie de estructuras (músculos, fascias y nervios) que recubren la pelvis. Sirve de soporte de los órganos que tenemos en ella, como la vagina, la vejiga, el recto y las asas intestinales. “Durante el embarazo y el parto estas estructuras se ven debilitadas por

compresiones, estiramientos y desgarros. Esto hace que pierdan eficacia en su función de soporte y aumenta el riesgo de incontinencia urinaria o prolapso. Es decir el descenso de un órgano interno”, explica el Dr. Daniel Martínez Campo, especialista en Ginecología de nuestro Hospital.

¿Qué ejercicios ayudan a fortalecer el suelo pélvico en el embarazo?

Los ejercicios más recomendados son los de Kegel, “diseñados para fortalecer la musculatura del suelo pélvico (músculo elevador del ano, fundamentalmente). El trabajo de esta musculatura ha demostrado estadísticamente la reducción de la incontinencia urinaria de esfuerzo a corto plazo”, apunta nuestro ginecólogo.

Para algunas personas no resulta fácil trabajar este grupo muscular aisladamente.  Por eso se aconseja la monitorización por fisioterapeutas, ginecólogos o rehabilitadores especializados en suelo pélvico.

suelo pélvico

“También hay otra serie de ejercicios, como los hipopresivos, que son beneficiosos para el suelo pélvico. Por el contrario, todos los ejercicios que aumenten repetidamente la presión intra-abdominal (saltos, abdominales), pueden perjudicar las estructuras de soporte de la pelvis”.

Tras el parto, lo habitual es que la debilidad del suelo pélvico y los posibles episodios de incontinencia urinaria se resuelvan conforme pasan las semanas, con la recuperación de las estructuras de soporte. Sin embargo, las mujeres que no vean resueltos los problemas de incontinencia urinaria pasados los primeros meses tras el parto, pueden iniciar un proceso de rehabilitación en una unidad especializada en suelo pélvico.

Pero el embarazo y el parto no son los únicos causantes del debilitamiento del suelo pélvico. También puede producirse por factores no modificables, la edad y la herencia genética. También por factores que sí podemos modificar con medidas preventivas, como la obesidad o el aumento de la presión abdominal causada principalmente por procesos crónicos de estreñimiento o tos.

Por ello, tener un suelo pélvico fuerte es beneficioso en todos los periodos de la vida de la mujer. “Va a disminuir la probabilidad de que aparezcan problemas como la incontinencia urinaria o el prolapso con el paso de los años. La edad es un factor de riesgo importante”.

¿Cuándo puedo empezar a hacer estos ejercicios tras el parto?

“Existen algunos estudios que nos hacen ser cautos a la hora de indicar cualquier tipo de ejercicio en el postparto inmediato. Antes de comenzar a ejercitar el suelo pélvico, es conveniente dejar pasar unas semanas de reposo. Esto permite que los posibles daños de la musculatura se vayan reparando”, señala el Dr. Martínez Campo.

El ejercicio en general tiene un primer papel importante en el mantenimiento del peso corporal adecuado y en evitar la obesidad. Con ello también estaremos reduciendo el riesgo de prolapso e incontinencia urinaria. Sin embargo, no todos los ejercicios van a ser igual de beneficiosos para una mujer. Nuestro ginecólogo recuerda la importancia de contar con el apoyo de profesionales especializados a la hora de emprender cualquier ejercicio durante el embarazo y en los primeros meses del postparto.

 

 

Contenido validado por el Dr. Daniel Martínez Campo, médico especialista del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario de Torrejón.



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Salud femenina

  • No hay eventos próximos en esta especialidad