El portal de salud que resuelve tus dudas

¿Qué es la enfermedad renal crónica?

Los riñones son los órganos encargados de depurar las toxinas de la sangre. Además de eliminar el exceso de líquido del cuerpo a través de la orina. También ayudan a controlar la presión arterial y a fabricar glóbulos rojos. Y de producir vitamina D, fundamental para mantener los huesos fuertes. “En la enfermedad renal crónica (ERC), enferman los dos riñones.Dejan de funcionar de forma gradual, habitualmente a lo largo de los años. No depuran adecuadamente  las toxinas de la sangre y éstas se acumulan en el organismo.No son capaces de eliminar  el exceso de líquido ,por lo que puede verse afectada la función cardíaca desarrollando hipertensión arterial, anemia y problemas de huesos”.Explica la Dra. Elda Besada Estévez, nefróloga de nuestro Hospital.

Causas

Las causas más frecuentes de ERC son la diabetes y la hipertensión arterial.

Si bien puede haber otras causas.Estas puedes ser infecciones crónicas o enfermedades hereditarias como la poliquistosis renal.

Enfermedad renal crónica

Síntomas

Al inicio de la enfermedad, la mayoría de los pacientes no presentan síntomas.La ERC suele detectarse en análisis rutinarios.

“Los síntomas aparecen lentamente y consisten en cansancio, hinchazón de manos, cara, piernas, dificultad para respirar, mal sabor de boca, náuseas y vómitos, picores, calambres, insomnio… Cuando la insuficiencia renal es muy avanzada, también puede haber dificultad para respirar por acumulación de líquido en los pulmones”, apunta la Dra. Besada Estévez.

Fases

La ERC se divide en cinco fases, siendo la fase 5 la más grave. En este caso es necesaria la diálisis, una terapia sustitutiva que realiza el trabajo de los riñones.

 Tratamiento

En este momento, para la mayoría de situaciones de ERC no hay medicamentos que curen la enfermedad.Se puede retrasar la progresión siguiendo los consejos del nefrólogo, que consisten en:

  • Control de la presión arterial.
  • Control de la glucemia.
  • Seguir una dieta sin sal.
  • Control del peso.
  • Abandono del tabaco.
  • Eliminar el consumo de medicamentos tóxicos para los riñones. Algunos de ellos son los antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno).
  • Limitar la ingesta de proteínas.

Asimismo, será fundamental tomar de forma correcta los medicamentos prescritos por el médico, quien seguirá periódicamente al paciente en la consulta con análisis para retrasar el avance de la enfermedad.

Contenido validado por la Dra. Besada Estévez, nefróloga del Hospital Universitario de Torrejón.



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Diálisis

  • No hay eventos próximos en esta especialidad