El portal de salud que resuelve tus dudas

Escoliosis, algo más que un problema estŽético

La escoliosis es una curva con desplazamiento lateral de la columna vertebral, que le da a la columna un aspecto de “S” o de “C” en vez de una “I” recta. Es un problema que hay que  conocer y detectarlo cuanto antes, ya que puede provocar que los huesos de la columna giren y den lugar a algunos problemas, como que un hombro, omóplato o cadera queden más arriba de un lado que del otro. Por eso, el doctor Sergio Trinidad Quijada, jefe del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del hospital, insiste en que hay que vigilar el crecimiento de los niños con escoliosis para evitar deformidades definitivas en la columna o en las piernas.

En líneas generales, la escoliosis no causa dolor, ni problemas respiratorios o neurológicos. Pero es el aspecto de la espalda lo que hace saltar las alarmas y que los padres lleven a su hijo al médico. Para su diagnostico, el médico le pedirá a su niño que se incline hacia adelante, lo que mostrará cualquier deformación. Esto, según explica nuestro especialista, se llama prueba de Adam de inclinación frontal. En el examen físico, el médico también controlará si hay diferencias de longitud de los miembros, signos neurológicos anormales u otras causas.

Escoliosis

Ejercicio Físico

El doctor Sergio Trinidad Quijada comenta que en la mayoría de los pacientes no afecta ni a la actividad física que puede hacer un niño ni a su escolarización. Es más, en algunos casos se  recomienda aumentar la actividad física para fortalecer y flexibilizar la columna vertebral con los ejercicios que se les pautan en el Servicio de Rehabilitación.

También hay que tener en cuenta que los pacientes que tienen que llevar un corsé, que es un número pequeño, verán mermada su actividad física, pues no deberán realizar ningún tipo de actividad deportiva que conlleve impacto para la columna vertebral. Aunque por el contrario deberán aumentar los ejercicios como la natación y los pautados en Rehabilitación. A estos pacientes el tener que llevar corsé les puede afectar en la escolarización pero con los avances actuales y adaptando el vestuario no debe ser algo significativo, si bien es cierto que suele ocurrir en torno a la pubertad que es una edad crítica en las relaciones sociales.

El tipo de tratamiento depende del tipo y grado de la curva, la edad del niño y los años de crecimiento que faltan hasta la madurez esquelética del niño. Así, cuando la curva no es muy importante, se observa su evolución en las revisiones periódicas. Cuando tiene el grado llega hasta 25 se instaura la rehabilitación, acompañada de natación. Si la curva supera los 25 grados y no sobrepasa los 45 además de la rehabilitación se opta por un corsé. En las desviación mayores está indicada la cirugía, porque pueden aparecer problemas pulmonares o cardíacos.

 

Contenido validado por el Dr. Sergio Trinidad, Jefe de Servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario de Torrejón.



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Traumatología

  • No hay eventos próximos en esta especialidad
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *