El portal de salud que resuelve tus dudas

Cuando la fiebre de los niños supera los 37º

Si vemos que la fiebre llega casi a los 38 ºC, lo primero que tenemos que hacer es no perder la calma. Hay que tener en cuenta es que la fiebre en los niños tiene los mismos criterios que en los adultos. Tal y como explica nuestro jefe del Servicio de Pediatría el Dr. Fernando Sánchez Perales, la fiebre es la elevación de la temperatura corporal por encima de los 37 ºC, pero hasta los 38 ºC no se le suele dar relevancia. El lugar apropiado para medirlo es la axila a todas las edades, siendo capa vez menos usada la determinación rectal (que es medio grado más alta), por la incomodidad que produce.

¿Cuándo alarmarse por la fiebre?

Por tanto, sólo basándonos en el grado de fiebre, no debemos asustarnos y acudir inmediatamente al médico. “Si se acude de forma muy precoz, es muy probable que no podamos saber cuál es el motivo que la provoca, ni con exploración ni con pruebas complementarias. Hay excepciones, como por ejemplo, los lactantes menores de 3 meses, en los que cualquier grado de temperatura es conveniente consultarlo, sobre todo en recién nacidos (menores de 1 mes) o temperaturas muy extremas como las cercanas a 41 ºC”, añade nuestro pediatra, quien asegura que los baños de agua fría están contraindicados.  No bajan la temperatura corporal central que es la que vale, sólo ponen la piel fría pero por dentro se mantiene la misma temperatura, causan mucha molestia siendo muy desagradable y empeorando el estado general del niño.

Niño enfermo

Tratamientos

Por eso, el Dr. Fernando Sánchez Perales dice que se puede utilizar algún antitérmico, cuyo objetivo no es bajar la fiebre en sí, sino aliviar las molestias que ocasiona la temperatura alta. Por tanto, “no se recomiendan dar más de 4 (ibuprofeno) o a lo sumo 5 (paracetamol) veces al día, el antitérmico elegido, sabiendo que es muy probable que la temperatura no descienda del todo, sino que baje de 39 ºC a 38 ºC y sabiendo que su efecto sólo dura 3-4 horas, volviendo a subir de nuevo la fiebre pasado ese tiempo”, explica nuestro especialista.

Ante esta situación, insiste en decir que no pasa nada, ya que la fiebre en sí no produce lesiones y que lo que queremos tratar es el malestar. No se puede pretender que un niño se quede con 37 ºC cuando tiene un proceso febril con picos de 39,5 ºC porque no se va a conseguir.

 ¿Cómo debemos alimentarle cuando tiene fiebre?

Nunca hay que obligarles a comer. Es normal que se encuentren más inapetentes y cuando el proceso termine volverán a comer como antes. Con la fiebre, el cuerpo elimina más líquidos por la sudoración. Por eso, es importante ofrecer líquidos, frecuentemente para que compense las pérdidas. Se recomienda que se le deje elegir entre comidas suaves, apetecibles, fácilmente digeribles y que el propio niño decida el tipo de comida y la cantidad.

 

 

Contenido validado por el Dr. Fernando Sánchez Perales, Jefe de Servicio de Pediatría



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Niños

  • No hay eventos próximos en esta especialidad
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *