El portal de salud que resuelve tus dudas

Estimular el habla en los niños, sin prisa pero sin pausa

Una de las cosas que más se preguntan los padres es ¿cuándo empezará con el habla su hijo? No hay una edad determinada, cada niño tiene su ritmo, pero sí que se puede favorecer que lo vaya adquiriendo en situaciones cotidianas, “como en el momento del baño, al vestirse, al poner/quitar la mesa… siempre verbalizando esas acciones y explicándole lo que vamos haciendo”, explica nuestra logopeda Patricia Fuentes Navajo, quien recuerda que es bueno utilizar siempre un lenguaje claro y adulto, pero adaptado a su nivel de comprensión. Por ejemplo, debemos decir “perro” en lugar de “guau guau”.

Respetar los tiempos

Tenemos que tener en cuenta que hay que respetar el ritmo de expresión del niño. No hay que interrumpirle cuando intente decir algo y sobre todo: no hay que anticipar las respuestas de lo que quiera decir aunque tarde en hacerlo y no forzarle a que salude o se despida si no quiere hacerlo.

También hay que tener calma y no frustrarse si no entendemos lo que quiere decirnos y, por supuesto, no regañarle si no le entendemos.

Lo más importante de todo, afirma nuestra logopeda, “es mantener la comunicación, la intención y el gusto por la palabra, escuchando lo que dice y no cómo lo dice”. Por eso, hay que valorar de forma clara los intentos de comunicación del niño siempre procurando que sepa que es su propio acto comunicativo el que está siendo valorado.

Una de las cosas que hay que hacer es hablarle despacio y con frases cortas, señalando los objetos a los que nos referimos. Así, una ayuda muy importante para que comprenda mejor el mensaje son los gestos.

Patricia Fuentes Navajo insiste en que diariamente se deben dedicar 15 o 20 minutos a jugar con el niño que presenta retraso del lenguaje. Durante estos ratos es el niño quien “elige los juegos que le motiven“, dándole la oportunidad de elegir los juguetes, el juego o la actividad que se quiere implicar, para fomentar la motivación; verbalizar esos juegos, sin hacerle repetir.

En este contexto, la mejor forma de corregirle es devolver su emisión de forma correcta, añadiendo las palabras que falten y diciendo bien las palabras incorrectas. Siempre y cuando haya terminado de hablar.

hablar pediatría

Consejos para estimular el habla

Para poder hacerlo, nuestra logopeda nos da algunos ejemplos de juegos:

  • Hacerle preguntas precisas y cortas de temas concretos.
  • Dejar varios objetos a la vista y hacerle peticiones para que encuentre uno de ellos. Al guardarlos en su sitio, que el niño los vaya guardando.
  • Leer cuentos con dibujos vistosos y que vaya señalando lo que le pidamos.
  • Ampliación de campos semánticos con juegos de familias de palabras, nombres de frutas, de animales, de nombres de personas.
  • Jugar a encontrar semejanzas y diferencias entre dos cosas, personas o situaciones, siendo éstas cada vez más sutiles o parecidas.
  • Juegos de imitación de sonidos y onomatopeyas. Se trata de emitir sonidos onomatopéyicos, que son preparatorios o reforzadores para la articulación de determinados fonemas (sonidos de animales, sonidos de vehículos, sonidos de la propia naturaleza…) .
  • Jugar a que el niño es el “profe” y reconozca las “palabras mal dichas” intencionadamente por los padres.
  • Hacer trabalenguas, canciones, rimas, y dividir una determinada palabra en sílabas dando palmadas.

 

Contenido validado por Patricia Fuentes Navajo, logopeda del Hospital Universitario de Torrejón.



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Niños

  • No hay eventos próximos en esta especialidad