El portal de salud que resuelve tus dudas

Hiperplasia benigna de próstata, un problema que disminuye la calidad de vida

La hiperplasia benigna de próstata (HBP) consiste en el crecimiento benigno de la próstata, que es una glándula que rodea la uretra. Al aumentar de tamaño puede obstruir la salida de la orina y producir síntomas miccionales. “El principal factor de riesgo para su desarrollo es la edad, si bien su evolución también depende de hormonas masculinas y existe un componente familiar asociado”, explica el Dr. Julio Fernández, especialista de nuestro Servicio de Urología.

Síntomas

La hiperplasia benigna de próstata  se presenta en más de la mitad de los hombres mayores de 60 años y su prevalencia aumenta con la edad. Los síntomas y su gravedad son variables y pueden limitar de forma muy significativa la calidad de vida. Entre los principales síntomas se encuentran los siguientes:

  • Dificultad para orinar
  • Disminución del calibre miccional
  • Chorro entrecortado
  • Aumento de la frecuencia miccional diurna y nocturna
  • Dificultad para aguantar el deseo miccional
  • Incontinencia
  • Infecciones urinarias
  • Sangrado con la orina

Tal y como explica nuestro especialista, tanto la HBP y los síntomas relacionados son parte de un proceso benigno “pero pueden derivar en complicaciones como retención urinaria y necesidad de sondaje vesical, sangrado o insuficiencia renal”.

Diagnóstico

El diagnóstico de la HBP se realiza mediante una minuciosa historia clínica del paciente y una exploración física. Además, se pueden hacer pruebas complementarias, como un análisis de sangre para valorar la función renal y el nivel de antígeno prostático específico (PSA). “El PSA es una molécula que se produce en la próstata y se mide en la sangre. Suele estar elevado cuando hay cáncer de próstata, aunque hay casos en los que el paciente tiene PSA elevado y no hay tumor”, explica el Dr. Fernández.

Asimismo, también puede hacerse un análisis de sangre y una ecografía, que permite ver el tamaño de la próstata y la presencia de complicaciones.

hiperplasia prostata

Tratamiento

Cuando los síntomas son leves o moderados, con poca afectación en la calidad de vida, “lo indicado es observar la evolución y realizar cambios en el estilo de vida, como reducir los líquidos antes de ir a dormir o de ir a sitios públicos, eliminar o moderar el consumo de café, alcohol y picantes, y evitar el estreñimiento”.

Si los síntomas son moderados o graves, sin complicaciones, el tratamiento médico puede mejorar la calidad de vida de los pacientes y en algunos casos prevenir el desarrollo de complicaciones.

Cirugía abierta o cirugía láser

La HBP también puede tratarse con cirugía para eliminar el tejido prostático obstructivo. Puede hacerse con cirugía abierta o con técnicas endoscópicas, como la enucleación prostática con láser de holmio (HoLEP), que consiste en “separar mediante energía láser el adenoma de próstata de la cápsula prostática con instrumentos de trabajo a través de la uretra. Estos fragmentos de próstata, que pueden ser de gran tamaño, se introducen en la vejiga y mediante otro elemento de trabajo (morcelador) se trituran y se extraen a través de la uretra”.

Esta técnica láser permite operar cualquier tamaño prostático y disminuye los riesgos y complicaciones que pueden surgir con la cirugía abierta. Nuestro hospital tiene amplia experiencia en este tratamiento y desde 2013 lo hemos aplicado con éxito en más de 200 casos.

 

Contenido validado por el Dr. Julio Fernández del Alamo, médico especialista del Servicio de Urología del Hospital Universitario de Torrejón



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Urología

  • No hay eventos próximos en esta especialidad