El portal de salud que resuelve tus dudas

Infiltración articular, una opción eficaz en el tratamiento del dolor y la inflamación

Entre los tratamientos indicados aliviar el dolor de origen articular y reducir la inflamación en procesos degenerativos, como la artrosis, o inflamatorios, como la artritis, se encuentra la infiltración articular, “que consisten en introducir un medicamento con una jeringuilla dentro de una articulación que produce dolor y/o está inflamada. Se inyecta el fármaco de forma directa en la zona dolorosa. Esto disminuye el dolor de forma más rápida y duradera. Las articulaciones que más frecuentemente se infiltran son la rodilla, el hombro, el codo, la muñeca y la cadera”, explica el Dr. Alberto Núñez Medina, especialista de nuestro Servicio de Traumatología.

Las sustancias que se inyectan son variadas:

  • Fármacos antiinflamatorios (corticoides de depósito) mezclados con anestésicos locales (lidocaína, mepivacaína). Es la combinación más empleada y consigue aliviar o eliminar el dolor y la inflamación articular de forma bastante rápida.
  • Componentes articulares (ácido hialurónico), asociados a veces a corticoides. El ácido hialurónico es una sustancia viscosa que actúa amortiguando la carga e hidratando al cartílago. También tiene efecto antiinflamatorio.
  • Productos derivados de la sangre (factores de crecimiento o plasma rico en plaquetas). Son sustancias obtenidas tras centrifugar la sangre del paciente y son más eficaces en el tratamiento de la patología tendinosa, ya que favorecen la cicatrización. En la artrosis tienen menor efectividad de curación, pero sí han demostrado un alivio del dolor.

¿Cómo se realiza la infiltración? ¿Es dolorosa?

“El procedimiento es sencillo y fácil de realizar en consulta. Se utiliza una aguja intramuscular y una jeringuilla, y se aplica mediante estrictas medidas de asepsia (desinfección de la piel, guantes y paños estériles, etc.) para evitar infecciones. La inmensa mayoría de los casos no requiere la aplicación de anestesia local previa a la infiltración, ya que el principal dolor lo causa la inyección de la aguja. En el caso de las infiltraciones de ácido hialurónico, se puede notar presión y dolor, al ser una sustancia más espesa”, apunta nuestro especialista.

No es necesaria una preparación previa especial de la zona, si bien se deben tener en cuenta las contraindicaciones, como “la presencia de una infección en la zona a tratar, reacción adversa o ineficacia de infiltraciones anteriores, y ausencia de diagnóstico”.

Asimismo, hay pacientes en situaciones especiales en las que hay que tomar precauciones adicionales:

  • Pacientes diabéticos: se debe informar de que los corticoides pueden alterar la glucemia y que puede ser necesario un control más estricto tras su infiltración.
  • Pacientes con trastornos de la coagulación o en tratamiento con fármacos anticoagulantes (Heparina, Sintrom©, Clopidogrel, Pradaxa©, etc): se recomienda retirar estos medicamentos unos días antes de la infiltración, siempre que no haya contraindicación para hacerlo.

Complicaciones

A pesar de ser un procedimiento seguro, no está exento de complicaciones, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Aumento de dolor o la inflamación de manera temporal (hasta 48 horas): se recomienda reposo relativo y frío los primeros días.
  • Artropatía por corticoides: se da en caso de infiltraciones repetidas en la misma articulación. No se recomiendan más de 3-4 infiltraciones al año ni más infiltraciones si las dos primeras no han sido efectivas.
  • Artritis infecciosa: es muy poco frecuente y se da en 1 de cada 10.000 infiltraciones. No obstante, cuando se presenta suele ser necesario el ingreso del paciente, intervención quirúrgica y tratamiento antibiótico.

¿Cuánto tarda en apreciarse una mejoría?

Nuestro traumatólogo señala que se debe esperar al menos 2 semanas para ver si la infiltración ha sido efectiva. “Si pasado ese tiempo no se ha conseguido una mejoría, es muy poco probable que con el tiempo se consiga. Normalmente se recomienda esperar al menos 3-6 semanas para proceder a una nueva infiltración. En el caso del ácido hialurónico y el plasma rico en plaquetas, el efecto puede empezar a notarse pasados varios meses. Estos tratamientos suelen repetirse a los 6-12 meses. Algunos preparados se aplican de manera semanal, presentando una durabilidad similar”, concluye el Dr. Núñez Medina.

 

 

Contenido validado por el Dr. Alberto Núñez Medina, especialista del Servicio de Traumatología del Hospital Universitario de Torrejón



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Traumatología

  • No hay eventos próximos en esta especialidad