El portal de salud que resuelve tus dudas

Rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla

El ligamento cruzado anterior de la rodilla (LCA) se encarga de estabilizar la rodilla en los movimientos de traslación anterior de la tibia sobre el fémur. Se trata de un ligamento fundamental para el correcto  funcionamiento de la rodilla.

Son más frecuentes en pacientes jóvenes que realizan actividad deportiva, aunque también se pueden dar en pacientes pediátricos. Las lesiones del LCA se producen normalmente en el contexto de una actividad deportiva. Suelen ser actividades de giro o impacto tales como fútbol, baloncesto, pádel o esquí. El mecanismo por el cual se puede romper es un giro brusco de la rodilla, la tibia gira sobre el fémur rompiendo este ligamento. 

En el momento de la rotura el paciente suele percibir un intenso dolor asociado a la percepción de un chasquido. Es similar a un “pop”, dentro de la rodilla. Posteriormente la rodilla aparece inflamada (derrame articular), dolorida e impide la realización de actividad deportiva.

Diagnóstico de rotura del ligamento cruzado anterior

Ante estos síntomas el paciente debe acudir al servicio de Urgencias para una valoración. Es posible que en ese momento se realice una artrocentesis. Esto consiste en evacuar el derrame articular para alivio inmediato del dolor.

En el plazo de unas semanas el paciente será valorado en las consultas de Traumatología donde se puede realizar una exploración más exhaustiva dado que el dolor ha disminuido.

Normalmente el paciente suele comentar una sensación de fallo de la rodilla asociada a dolor e incapacidad de realización de actividad deportiva.La exploración física revela una traslación anterior  patológica de la tibia sobre el fémur.

Para completar el diagnóstico de esta lesión es necesaria la realización de una Resonancia Magnética. Esta prueba permitirá valorar la presencia de una rotura. Además de la presencia de otras lesiones asociadas como roturas meniscales, lesiones del cartílago articular u otras lesiones ligamentarias.

ligamento cruzado anterior

Tratamiento de rotura del ligamento cruzado anterior

El objetivo del tratamiento es restaurar la movilidad completa de la articulación. Así como recuperar la estabilidad completa y evitar el desarrollo de otras lesiones como roturas degenerativas de menisco. Existen dos opciones tratamiento:

  • Tratamiento conservador está reservado a pacientes de edad avanzada que no realizan actividad deportiva. Se basa en el fortalecimiento de musculatura cuadricipital y de la región posterior del muslo.
  • Tratamiento quirúrgico es la opción más utilizada y consiste en la realización de un nuevo ligamento, ligamentoplastia. La ligamentoplastia se puede realizar de diferentes formas. La más utilizada se basa en la obtención de tejidos del propio paciente, tendones isquiotibiales o tendón rotuliano.

La intervención se realiza mediante anestesia raquídea y tiene una duración aproximada de 90 minutos en función de las lesiones asociadas. Tras la intervención se coloca un drenaje y el paciente puede precisar ingreso durante 24 horas. Desde el primer momento se permite el apoyo de la extremidad y  la realización de ejercicios de flexión y extensión de la rodilla.

Recuperación

Tras la intervención el paciente debe iniciar el tratamiento rehabilitador. El plazo aproximado para la realización de una vida normal oscila entre los 3 y los 4 meses. La actividad deportiva (deportes de giro o impacto) se puede reanudar entre los 6 y los 9 meses.

 

 

Contenido validado por el Dr. Alberto Touza Fernández, Cirujano Ortopédico y Traumatólogo de la Unidad de Rodilla del Hospital Universitario de Torrejón



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Traumatología

  • No hay eventos próximos en esta especialidad