El portal de salud que resuelve tus dudas

La Miastenia Gravis y la debilidad que produce

La Miastenia Gravis es una enfermedad autoinmune crónica cuyo principal síntoma es la debilidad muscular que empeora a lo largo del día. Los músculos de los párpados y ojos, brazos y piernas y los que ayudan a la respiración son los más afectados.

Se produce por una alteración del sistema inmunitario que hace que ataque los propios tejidos del cuerpo y los vea como algo extraño. “Ese ataque interrumpe las conexiones entre nervios y músculos, la unión neuromuscular, y produce la debilidad muscular”, comenta nuestra neuróloga María José Gil.

Aunque no es una enfermedad muy frecuente, aparece en entre 2 y 7 de cada 10.000 personas en los países occidentales. Ocurre aproximadamente una vez y media más frecuentemente en las mujeres que en los hombres. La enfermedad puede aparecer a cualquier edad, pero la edad promedio de inicio en las mujeres es a los 28 años; en los hombres, es a los 42. En aproximadamente un 10% de los casos, la Miastenia Gravis comienza en la niñez, lo que se conoce como inicio juvenil.

Síntomas

La debilidad muscular característica de la enfermedad es cíclica y fluctuante. Es decir, es peor por la tarde o después de un esfuerzo físico notable y mejora cuando se está en reposo. Esta debilidad se puede presentar como párpados caídos, a menudo es peor en un párpado que el otro; visión doble; problemas para hablar (muchas veces con voz “nasal”), masticar, tragar y respirar, así como problemas para sostener la cabeza, levantar un brazo o una pierna.

miastenia gravis

Diagnóstico

El diagnóstico se lleva a cabo con los siguientes estudios:

  • Historia clínica y exploración física por parte del médico.
  • Análisis de anticuerpos en sangre que atacan al músculo.
  • Estudios de neurofisiología.
  • Estudios de imagen, como tomografía o resonancia magnética del tórax, para determinar alguna anormalidad en el timo, que puede estar relacionada con la enfermedad.

Pronóstico

La mayoría de los pacientes tienen buen pronóstico, puesto que la debilidad muscular tiende a mejorar significativamente y los pacientes pueden llevar vidas normales o casi normales. Algunos casos pueden alcanzar una curación temporal y la debilidad muscular podría desaparecer totalmente, lo que hace innecesario el uso de medicamentos.

Pero hay que tener en cuenta que se trata de una enfermedad crónica caracterizada por exacerbaciones y remisiones clínicas. Aunque muchos pacientes permanecen estables y son capaces de llevar una vida normal, existen otros casos en los que el control de la enfermedad es más complejo, limitando la calidad de vida del paciente.

Tratamiento

Por eso, el tratamiento de la Miastenia Gravis es individualizado y depende de la edad del paciente, forma clínica, gravedad y ritmo de progresión de la enfermedad. Los tratamientos se utilizan individualmente o combinados y a veces inducen a remisión. Existen cuatro terapias básicas: los anticolinesterásicos, las inmunoterapias crónicas, las inmunoterapias rápidas y la timectomía.

“Si la medicación inmunosupresora se emplea durante periodos prolongados, en ocasiones hay que esperar meses para ver los resultados, por lo que hay que emplear medicación sintomática simultáneamente. En algunos casos, está indicada la timectomía que tiene como objetivo principal la remisión estable, completa y duradera, que se puede lograr en alrededor del 50 por ciento de las personas que se someten a este procedimiento”, concluye nuestra especialista.

 

Contenido validado por la Dra. María José Gil, médico especialista del Servicio de Neurología del Hospital Universitario de Torrejón



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Neurología

  • No hay eventos próximos en esta especialidad