El portal de salud que resuelve tus dudas

Otitis del nadador, una infección que se puede prevenir

La otitis externa, también conocida como otitis del nadador, es la infección de la piel del conducto auditivo externo, que se extiende desde el pabellón auricular hasta la membrana timpánica.

Tal y como explica la Dra. Beatriz Delgado, médico especialista de nuestro Servicio de Otorrinolaringología, “cualquier lesión en la piel que recubre este conducto es susceptible de verse sobreinfectada y producir la inflamación y la tumefacción de esta zona”.

Motivos de otitis del nadador

Las otitis externas u otitis del nadador suelen ser con más frecuencia de origen bacteriano, aunque en ocasiones puede deberse a hongos. La otomicosis u otitis fúngica constituye el 15%-20% de todas las otitis externas y los agentes implicados son en la mayoría de los casos hongos saprofitos, es decir, hongos que se encuentran normalmente en la piel sin producir ninguna enfermedad.

Asimismo, la otitis externa se relaciona con procesos de humedad en el oído, ya que ésta favorece la maceración e irritación de la piel, lo que hace que se lesione con más facilidad y permite la entrada del agente infeccioso. De ahí que pueda ser frecuente entre los nadadores.

Sin embargo, “no es imprescindible la humedad en el oído para desarrollar una otitis externa. Cualquier laceración o lesión del oído externo puede producirla, incluso gestos comunes como rascarse el oído, limpiarse el oído con bastoncillos o introducir cualquier objeto en el conducto auditivo externo”.

otitis

Tratamiento

El tratamiento de la otitis externa consiste en evitar la entrada de agua al conducto auditivo externo y en administrar la medicación que nos proporcione el médico, como gotas que contienen antibiótico y corticoide tópico para disminuir la inflamación local.

¿Se puede prevenir la otitis externa?

El oído externo tiene mecanismos propios para evitar la sobreinfección, como el vello que se localiza en la mitad externa del conducto auditivo externo y la cera, cuya función es crear una película protectora que evita el desarrollo de infecciones.

“La cera solo se produce en la mitad externa del conducto externo y por medio del vello se expulsa de manera natural. Los bastoncillos o cualquier otro cuerpo extraño que introduzcamos en el conducto auditivo externa hacen que la cera llegue a zonas del conducto de donde no puede salir de modo natural y acabe acumulándose desarrollando un tapón de cerumen”, señala la Dra. Delgado.

Para prevenir la otitis externa es importante secar con cuidado el pabellón auricular sin manipular el conducto auditivo externo y evitar bañarse en aguas en mal estado.

 

Contenido validado por la Dra. Beatriz Delgado, facultativa del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario de Torrejón



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Otorrinolaringología

  • No hay eventos próximos en esta especialidad