El portal de salud que resuelve tus dudas

Prevenir la demencia y el deterioro cognitivo

La Enfermedad de Alzheimer es la causa fundamental de demencia y deterioro cognitivo y es un problema de salud pública de extraordinaria importancia. Supone la tercera causa más cara para un país en materia de salud tras el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Afecta aproximadamente a 2.5-4 millones de personas en todo el mundo y supone el 10% de todos los costes en atención sanitaria. Entre los 60 y los 90 años, el número de nuevos casos se duplica por cinco, por tanto la prevalencia es cada vez mayor.

Es preferible prevenir que curar

La prevención primaria busca prevenir la aparición de cualquier síntoma, lo que significa dejar al individuo en una fase pre-clínica y en el que el individuo no sufre de ninguna queja de memoria.
Es la fase más importante en la que se deben centrar todos los esfuerzos del paciente y profesionales de la salud.

Los estilos de vida

1. Actividad física

Muchos estudios avalan que un ejercicio físico regular y no explosivo se asocia a un mantenimiento de la función cognitiva y a un retraso del comienzo de la Enfermedad de Alzheimer.

2. Actividad social

Las redes sociales, los sentimientos de autoeficacia y de autoestima que conforman la denominada “actividad social” se relacionan con el mantenimiento de la función mental.

3. Actividad mental

Muchos estudios han avalado que un incremento de los niveles de educación se asocia a una mayor probabilidad de mantener en el tiempo el funcionamiento cerebral adecuado. Se han analizado tareas como leer libros, asistir a conferencias, participar en juegos de mesa, entre otras, y hay evidencia de un menor riesgo de deterioro cognitivo y de demencia si se realizan con asiduidad. Por tanto aplicaríamos la frase, más vale tarde que nunca.

demencia y deterioro cognitivo

4. Prevención del riesgo cardiovascular

Su papel es crucial en el deterioro mental asociado a la edad. Y además la gravedad de los síntomas cognitivos en personas con Enfermedad de Alzheimer se incrementa sustancialmente por la existencia de factores de riesgo vasculares. Dichos factores son: hipertensión arterial, hipercolesterolemia, diabetes, enfermedades cardíacas y tabaquismo actual, siendo la diabetes el fundamental.

5. Suplementos dietéticos y nutricionales

Existen estudios que revelan que la ingesta de pescado al menos una vez por semana produce una reducción del 60% del riesgo de Enfermedad de Alzheimer, así como un ralentizamiento del deterioro cognitivo. Los ácidos grasos omega 3 podrían relacionarse con un menor incremento de la Enfermedad de Alzheimer, estando en la actualidad recomendados. Debe evitarse el consumo elevado de grasas saturadas. La dieta mediterránea se asocia así mismo a un menor riesgo de padecer la enfermedad, al incluir antioxidantes, vitamina C y E y omega 3.

6. Estatinas: cuida tu colesterol

Se considera que las estatinas pueden tener efectos protectores contra la demencia. Son tratamientos efectivos para la hipercolesterolemia, un factor de riesgo posible para la demencia vascular y la Enfermedad de Alzheimer. Se asocia a la aterosclerosis, que supone un problema de las arterias y que da lugar a problemas de circulación cerebral. Deben tomarse cuando lo prescribe el médico, cuando el colesterol está elevado o el paciente ha tenido infarto cerebral o de miocardio.

7. Fomentar la reserva motivacional: hay que procurar ser felices

Se ha relacionado la propensión a la aflicción con una aceleración del deterioro cognitivo. Enfermedades mentales como la depresión, se han asociado a una mayor atrofia (pérdida de neuronas) en una región del cerebro denominada hipocampo (“puerta de entrada de las memorias”) y otras regiones cerebrales. Por tanto el mensaje sería procurar ser un poco más felices cada día.

demencia y deterioro cognitivo

8. Síntomas de alarma de la demencia y deterioro cognitivo:

  • Alteraciones de la memoria. Considerar que todos podemos tener “despistes” motivados por falta de concentración. Sin embargo, si olvido el nombre de los que conviven conmigo, cómo hacer mi trabajo cotidiano, no sé qué día es, etc, entonces debería preocuparme.
  • Desorientación, sobre todo en entornos conocidos.
  •  Cambios bruscos del carácter (desconfianza, esconder cosas, culpar sin motivo, ansiedad, depresión, etc).
  • Errores al nombrar las cosas.
  • Dificultad para llevar la casa, afeitarse, conducir, manejar el dinero, etc.
  • Tendencia a evitar reuniones sociales.

Los mensajes:

1. Cuida tu dieta
2. Practica deporte
3. Controla la diabetes
4. Controla la tensión arterial
5. Mantén a raya el colesterol
6. Vigila el sobrepeso
7. Fomenta las relaciones sociales
8. Mantén activa tu mente
9. Procura ser feliz cada dia
10. Consulta siempre a tu médico en caso de dudas

 

Contenido validado por la Dra. María José Gil, Médico especialista del Servicio de Neurología del Hospital Universitario de Torrejón



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Neurología

  • No hay eventos próximos en esta especialidad