El portal de salud que resuelve tus dudas

¿Cómo se puede prevenir la obesidad infantil?

La obesidad infantil es un problema creciente, principalmente en los países desarrollados. Por ello, es fundamental abordar este problema desde los primeros años de vida. La obesidad tiene importantes consecuencias en la salud, no solo durante la infancia sino también en la edad adulta.

Consecuencias de la obesidad infantil

“Las consecuencias de la obesidad infantil para la salud incluyen, además del riesgo de continuar sufriéndola en la edad adulta, otros problemas que no se ponen en evidencia hasta pasadas algunas décadas, como por ejemplo la osteoporosis o el riesgo cardiovascular”, explica nuestra pediatra, la Dra. Soraya Muñoz. “Además, se pueden desarrollar trastornos de tipo psicológico (disminución de la autoestima, fracaso escolar, trastornos de la conducta alimentaria, etc), hipertensión, hipertrigliceridemia, resistencia a la insulina, alteraciones vasculares e inflamatorias y síndrome metabólico, cada vez más frecuente en nuestra sociedad”.

obesidad infantil

Prevención de la obesidad infantil

La prevención de la obesidad infantil debe hacerse en varios frentes: en el ámbito familiar, escolar, sanitario y comunitario, donde se deben potenciar los patrones de alimentación saludable.

  • Promoción de la lactancia materna y correcta introducción de la alimentación complementaria.
  • Respetar el apetito de los niños y no forzar la alimentación.
  • Restringir el consumo de alimentos energéticamente densos y refrescos azucarados.
  • Dieta equilibrada con consumo adecuado de grasas, frutas y verduras (5 al día), y seguir las recomendaciones de la pirámide de la alimentación.
  • Práctica de actividad física regular.
  • Reducción de actividades sedentarias (televisión, vídeo, ordenador y videojuegos), limitándolas a un máximo de 1-2 horas al día.
  • Implicar a toda la familia en las actividades recomendadas. Potenciar estilos de vida saludables en los padres como modelos de sus hijos.
  • Ofrecer un entorno de la consulta pediátrica coherente con estos consejos, evitando la televisión en las salas de espera y las recompensas de caramelos.

Y si mi hijo tiene obesidad, ¿qué puedo hacer?

La Dra. Muñoz señala que en este caso es fundamental “reorganizar los hábitos alimentarios: eliminar alimentos de alto índice glucémico y asegurar un aporte extra de fibra en forma de frutas y verduras. En definitiva, realizar una dieta equilibrada. Toda la familia tiene que dar ejemplo y no se debe utilizar la comida como recompensa a una buena actitud. Asimismo, es importante incrementar la actividad física, apuntando al niño a clases extraescolares y, los fines de semana, realizar deporte en familiar”.

 

 

Contenido validado por Dra. Soraya Muñoz médico especialista del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario de Torrejón

 



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Niños

  • No hay eventos próximos en esta especialidad