El portal de salud que resuelve tus dudas

Problemas de deglución: por qué se producen y cómo abordarlos

Los problemas con la deglución (disfagia) son síntomas que pueden acompañar a numerosos trastornos neurológicos. El proceso normal de deglución tiene varias fases. En función de que los alimentos o líquidos estén pasando por la boca (fase oral), desciendan por la parte posterior de la garganta (fase faríngea), pasen por el esófago (fase esofágica) y lleguen al estómago.

“Las dificultades pueden oscilar desde una incapacidad total para tragar, hasta tos o ahogo cuando los alimentos o líquidos entran a la tráquea, situación conocida como aspiración. Las aspiraciones frecuentes incrementan el riesgo de sufrir una neumonía”, explica la Dra. Mireya Bonet, médico especialista de nuestro Servicio de Otorrinolaringología.

Posibles causas de la deglución

Entre los trastornos neurológicos que causan problemas de deglución están el accidente cerebrovascular, que es la causa más frecuente de disfagia. El traumatismo cerebral; la parálisis cerebral; el Parkinson. Además de otros trastornos neurológicos degenerativos, como la esclerosis lateral amiotrófica (también conocida como enfermedad de Lou Gehrig), la esclerosis múltiple, la parálisis supranuclear progresiva, la enfermedad de Huntington y la miastenia gravis. La distrofia muscular y la distrofia miotónica también van acompañadas de disfagia.

deglución

¿Cómo se trata?

Según explica nuestra especialista, los problemas de deglución requieren de un abordaje multidisciplinar por parte de un neurólogo, un endocrinólogo, un otorrinolaringólogo, un rehabilitador y un logopeda.

“Los pacientes pueden necesitar cambios en su dieta utilizando espesantes si existen problemas de aspiración con líquidos. El aprendizaje de nuevas formas de comer y masticar es necesario para reducir el riesgo de aspiración. Algunos tratamientos con fármacos para el trastorno neurológico también pueden ayudar a mejorar la disfagia. En unas pocas personas, las inyecciones de toxina botulínica pueden ser de ayuda cuando los alimentos o líquidos no pueden entrar en el esófago y pasar al estómago. En algunos casos la afectación es muy grave y la alimentación es imposible. Y algunas personas pueden necesitar la colocación de sondas de alimentación, la realización de una gastrostomía (orificio en la pared abdominal para introducir la comida por dicho agujero) o la inserción de sondas de alimentación”.

Pronóstico

El pronóstico de la disfagia dependerá del tipo de problema de deglución y el curso del trastorno neurológico que lo produce. “En algunos casos la disfagia se puede corregir parcial o totalmente con modificaciones en la dieta o métodos no invasivos. Otros casos, sobre todo cuando la disfagia causa aspiración, impide una nutrición adecuada y va acompañada de pérdida de peso, puede ser necesaria una intervención más agresiva, como puede ser una sonda de alimentación. En las personas que sufren trastornos neurológicos degenerativos progresivos, la disfagia será apenas uno de un gran número de síntomas y discapacidades que tienen que ser tratados”, concluye la Dra. Bonet.

 

 

Contenido validado por la Dra. Mireya Bonet, médico especialista del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario de Torrejón.



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Otorrinolaringología

  • No hay eventos próximos en esta especialidad