El portal de salud que resuelve tus dudas

Pruebas funcionales respiratorias, en qué consisten

Tenemos un problema respiratorio y el médico nos ha dicho que debemos hacernos una prueba funcional. Pero, ¿cuáles son y cómo se realizan las pruebas funcionales respiratorias? Silvia González, enfermera de nuestro Hospital, resuelve a continuación todas nuestras dudas sobre este tipo de pruebas. 

“Las pruebas funcionales respiratorias consisten en una serie de exámenes que miden la capacidad de los pulmones para introducir y liberar aire. Se mide a su vez el intercambio de gases (fundamentalmente oxígeno y monóxido de carbono) que existe en estos movimientos. Estas pruebas proporcionan información  objetiva, precisa, reproducible y fiable”, explica Silvia. 

Tipos de pruebas

Las pruebas funcionales respiratorias básicas son la espirometría basal con la prueba broncodilatadora y la gasometría arterial. Otras pruebas importantes en la práctica clínica son la prueba de transferencia de monóxido de carbono (DLCO), la determinación de los volúmenes pulmonares (pletismografia), las pruebas de provocación bronquial, óxido nítrico exhalado o las presiones respiratorias 

Para realizar todas estas pruebas son necesarios distintos equipos que diariamente se ajustan o calibran antes de ser utilizados. “El personal que lleva a cabo estas pruebas debe estar familiarizado con los equipos y tener la experiencia suficiente para realizarlas y obtener resultados de calidad”, apunta nuestra enfermera. 

¿Para qué sirven las pruebas funcionales respiratorias?   

  • Evaluación diagnóstica y seguimiento de enfermedades broncopulmonares, como asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). 
  • Diagnóstico diferencial de enfermedades respiratorias. 
  • Estudio de la disnea (falta de aire). 
  • Evaluación de la respuesta a tratamientos, como los inhaladores o los corticoides orales.
  • Evaluación previa a operaciones de pulmón, fundamentalmente en el caso de tumores, y del riesgo quirúrgico de otras intervenciones. 
  • Considerar discapacidades laborales. 

Estas pruebas están contraindicadas en las personas que han sido sometidas a intervenciones de cabeza, cuello, tórax o abdomen Además, de en personas que han sufrido un infarto o un ictus en los últimos 3 meses. Asimismo, no están recomendadas en personas que tienen angina inestable o procesos de agudización respiratoria y que están sometidas a tratamientos con antibióticos y/o con  corticoides orales, quienes tendrán que retrasar las pruebas funcionales entre 2 o 3 semanas. 

¿Cómo nos debemos preparar? 

Es fundamental llegar al centro sanitario con tiempo suficiente para descansar antes de que se inicie la prueba. Otros aspectos que debemos tener en cuenta son los siguientes:  

  • Evitar la ropa ajustada (fajas, corsés, etc.). 
  • No fumar (al menos 12 horas antes) , ni consumir bebidas con cafeína (café, cola, té, etc.). 
  • Evitar las comidas copiosas antes de la prueba y mantener alimentos en la boca (chicles, caramelos, etc.).
  • No utilizar inhaladores (si es posible) de 12  a 24 horas antes de la prueba. 
  • Si llevamos dentadura postiza, tenemos que quitárnosla.  

 



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Neumología

  • No hay eventos próximos en esta especialidad