El portal de salud que resuelve tus dudas

El síndrome del cuidador: qué es y cómo prevenirlo

Ser cuidador de una persona enferma implica una entrega física y psicológica que puede pasar factura a la salud. Esto da lugar al denominado síndrome del cuidador. ¿En qué consiste este trastorno y cómo se puede prevenir? 

“El síndrome del cuidador abarca un conjunto de repercusiones físicas, psíquicas y sociales que conlleva el cuidado de una persona enferma o dependiente. Entre los problemas de salud física más frecuentes están los osteoarticulares y el dolor mecánico crónico, la alteración del ritmo del sueño y la astenia. Pero sobre todo se producen alteraciones psíquicas, entre las que destacan la ansiedad y la depresión. A esto debemos añadir el aislamiento social, los problemas familiares derivados de la dedicación del cuidador al enfermo e incluso los económicos”, explica la Amaya Palomo, especialista de nuestro Servicio de Hospitalización Domiciliaria.  

Las mujeres, las más afectadas 

En nuestro país, el perfil del cuidador principal de un enfermo corresponde a una mujer. Normalmente de entre 40 y 60 años, hija o cónyuge del enfermo. “Hay casos en los que no suele contar con el apoyo del resto de la familia a la hora de cuidar al enfermo. Por ello este cuidador principal va asumiendo poco a poco todas las tareas del cuidado del enfermo (con la consecuente carga física y psíquica). Llega un punto en el que se convierte en el centro de su vida y ocupa todo su tiempo. Poco a poco va perdiendo su independencia, llegando a desatenderse a sí mismo”, señala Palomo. 

cuidador

Factores que favorecen su aparición

  • Vivir sólo con el enfermo, sin otra actividad.  
  • Problemas de salud física o psíquica previos en el cuidador. 
  • No disponer de familiares en el entorno cercano. 
  • El grado de dependencia del enfermo. 
  • Aparición de síntomas de agresividad, agitación y psicosis en el enfermo. 
  • Ausencia de soporte social. 
  • Falta de formación e información sobre la enfermedad. 

Prevención del síndrome del cuidador 

Para mejorar la calidad de vida del cuidador y prevenir la aparición de los síntomas físicos y psicológicos relacionados con este síndrome, la Dra. Paloma recomienda: 

  • Aprender a realizar los cuidados de forma dinámica, flexible, sistemática y progresiva. 
  • Expresar la aflicción de forma abierta y reconducir las respuestas emocionales como aspectos saludables. 
  • Preparar a la cuidadora en los aspectos futuros: evolución de la enfermedad. 
  • Favorecer el acercamiento entre cuidador y enfermo. 
  • Permitir que el cuidador pueda cumplir en algún grado sus proyectos de vida. 
  • Proporcionar momentos de respiro al cuidador.  
  • Favorecer la participación en grupos de ayuda al cuidador. 

 

Contenido validado por Amaya Palomo, especialista del Servicio de Hospitalización Domiciliaria en el Hospital Universitario de Torrejón



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Hospital en casa

  • No hay eventos próximos en esta especialidad