El portal de salud que resuelve tus dudas

Sonda de gastrostomía (PEG), cómo son los cuidados

La sonda de gastrostomía es un tubo plástico fino que se coloca dentro del estómago del paciente a través de la piel. Por lo general, se usa para administrar alimentos o líquidos cuando una persona no es capaz de consumir alimentos ni bebidas. De esta manera se puede administrar nutrición enteral, medicamentos y agua.

Cuidados de la sonda de gastrostomía

La sonda de gastrostomía requiere unos cuidados específicos que nos explica Alejandro Domínguez, especialista de nuestra Unidad de Hospitalización Domiciliaria:

  • Lavado de manos antes de manipular la sonda o el preparado de nutrición enteral.
  • Colocar al paciente en posición sentada o semisentada (>30%-45%). Deberá mantenerse incorporado mientras le esté pasando la alimentación o el agua hasta 1 hora y media o 2 horas después de haber finalizado.
  • Lavar boca y dientes del paciente, aunque no coma, al menos 2 veces al día. Si el paciente no lo puede hacer por sí solo, se realizará con una gasa y antiséptico bucal diluido.
  • Comprobar el contenido gástrico antes de cada toma (mediante aspiración) o cada 6 horas si la nutrición enteral es continua. Si es mayor de 150ml, hay que esperar una 1 hora antes de continuar la nutrición enteral, y si es mayor de 250 ml, se debe suspender esa toma.
  • Administrar la nutrición a temperatura ambiente. Se evitará administrar la nutrición muy caliente o muy fría.
  • El tiempo de administración debe ser lento y variará según el método de administración.
  • Después de cada toma se debe lavar la sonda con agua tibia, al menos 30 ml.
  • Lavar cuidadosamente la jeringa después de cada toma.

Sonda de gastrostomía

Cuidados del estoma

  • Lavarse las manos y limpiar la piel que rodea el estoma con agua tibia y jabón.
  • Durante los primeros 10 días, lavar el estoma con agua tibia y jabón. Secarlo meticulosamente, aplicar una solución antiséptica y cubrirlo con una gasa estéril. Posteriormente será suficiente hacerlo con agua y jabón.
  • Una vez al día debe girarse la sonda 360º para evitar adherencias, pero no se debe girar en el caso de gastrostomía quirúrgica.
  • Limpiar diariamente la parte externa de la sonda, de dentro afuera, de forma suave, con agua y jabón. No deben utilizarse sustancias abrasivas que la puedan dañar (alcohol, acetona…).
  • No hay inconveniente en realizar duchas diarias, sin olvidar cerrar la sonda con los tapones correspondientes, pero no es recomendable sumergirse en la bañera, la piscina etc.
  • Finalizado el aseo se debe secar cuidadosamente el estoma y cambiar el esparadrapo. Se fijará al abdomen con un apósito antialérgico y habrá que cambiarlo cada vez que se despegue o deteriore, procurando cambiar el sitio de apoyo de la sonda.
  • Para cerrar la sonda no deben utilizarse pinzas con dientes o bordes cortantes.
  • Es importante comprobar regularmente la posición de la sonda y evaluar la longitud externa y el orificio de salida. No debe haber pérdidas de preparado o jugo gástrico.
  • Si la sonda que se ha utilizado es con balón, se debe comprobar que éste no pierda volumen, de tal forma, que cada 2 semanas aproximadamente, se aspirará el agua o aire que tenga y se anotará para ver si éste es constante. Posteriormente se deberá introducir de nuevo.

La sonda de gastrostomía puede obstruirse si no se ha realizado un correcto lavado tras su uso. Para eliminar la obstrucción, se puede irrigar agua tibia con una jeringa de 60ml y aspirar cuidadosamente para evitar una presión excesiva en el catéter. Se puede irrigar refresco de cola o aceite si la primera acción no fuera efectiva.

 

 

Contenido validado por Alejandro Domínguez, especialista de la Unidad de Hospitalización a Domicilio



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Hospital en casa

  • No hay eventos próximos en esta especialidad