El portal de salud que resuelve tus dudas

El tratamiento del ictus, la importancia del tiempo transcurrido

El tiempo es oro a la hora de tratar a un paciente que acaba de sufrir un ictus. Por eso, es clave aprender a identifica los signos más comunes. Cuanto antes se reestablezca el flujo sanguíneo en el cerebro, menores serán las secuelas del ictus. La Dra. Beatriz Oyanguren, del Servicio de Neurología de nuestro Hospital, detalla los tratamientos que hay que hacer en cada tipo de ictus: isquémico y hemorrágico.  

Tratamientos

En el primero, existen dos tratamientos muy eficaces sin son aplicados rápidamente. Con ellos se logra reducir las secuelas en la mayor parte de los casos (entre el 50%-80% de los pacientes podrán ser autónomos en el futuro).  

  • El primero es la trombolisis: Consiste en administrar una solución intravenosa que se distribuye por todo el cuerpo. Esta alcanza el cerebro, rompe el trombo y abre la arteria. 
  • El otro consiste en un cateterismo similar al que hacen los cardiólogos. Con la trombectomía mecánica se llega a la zona cerebral donde está el trombo y se saca con un stent, abriendo la arteria.  

Es el neurólogo de guardia quien decide cuál es el tratamiento apropiado para cada paciente. La mayor limitación para su aplicación es el tiempo transcurrido desde el inicio de los síntomas, ya que estos tratamientos son más eficaces cuanto antes se apliquen. 

cerebro

Ictus Hemorrágico

Para abordar el ictus hemorrágico no existen tratamientos específicos que se centren en detener el sangrado y amortiguar sus efectos. Sin embargo, la llegada precoz al hospital favorece el control de las complicaciones que pueden asociarse a estos ictus. Por ejemplo, la hipertensión arterial, hiperglucemia, antídoto de anticoagulación… Algunos ictus hemorrágicos de gran tamaño precisan una intervención quirúrgica (drenaje) para salvar la vida. 

La importancia del tiempo

La Dra. Beatriz Oyanguren insiste en señalar que si no puede administrarse el tratamiento específico, las secuelas pueden ser graves: perder el habla, la fuerza o la sensibilidad de una parte del cuerpo, o no volver a caminar. Por eso, “resulta vital acudir lo antes posible al hospital más cercano que cuente con una Unidad de Ictus, con el fin de optar al mejor tratamiento disponible” 

Prevención del ictus

Está en nuestras manos evitar un ictus y para hacerlo debemos seguir los mismos consejos que escuchamos a diario para prevenir el infarto de miocardio o el cáncer. Es muy fácil llevarlos a cabo. Nuestra neuróloga nos da las pautas:  

  • Llevar una dieta variada y saludable, limitando las grasas y los azúcares. 
  • Mantenernos en nuestro peso ideal. 
  • Realizar ejercicio físico diario. 
  • Dejar de fumar, y beber con moderación. 
  • Vigilar de cerca la presión arterial, el azúcar y el colesterol. 
  • Cumplir rigurosamente los tratamientos prescritos por nuestros médicos y acudir a las revisiones. 

 

 

Contenido validado por la Dra. Beatriz Oyanguren, especialista del Servicio de Neurología del Hospital Universitario de Torrejón



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Neurología

  • No hay eventos próximos en esta especialidad