El portal de salud que resuelve tus dudas

La urticaria, ¿cuáles son las alternativas de tratamiento?

La urticaria es un trastorno común de la piel caracterizado por la aparición de habones pruriginosos, que suelen ser evanescentes, es decir que remiten en menos de 24 horas. Cuando no es así, se debe pensar en otros posibles trastornos cutáneos.

“Junto a los habones, la urticaria puede causar un edema de tejido subcutáneo o submucoso, es lo que llamamos angioedema, que suele afectar los labios, las manos o los pies”, explica el Dr. Javier Alcántara, especialista del Servicio de Dermatología de nuestro Hospital.

La urticaria puede ser aguda o crónica, dependiendo de su duración. La urticaria aguda es aquella que remite en menos de 6 meses, mientras que la crónica dura más tiempo, incluso años.

Causas

“En cuanto a las causas, podemos destacar desde infecciones, el consumo de ciertos medicamentos o alimentos, y estímulos físicos como el calor, el frío, la presión o la luz solar, entre otros. Sin embargo, en un gran porcentaje de los casos, sobre todo en las urticarias crónicas, no se encuentra ningún factor desencadenante”, señala el Dr. Alcántara.

Al margen de la exploración, no siempre son necesarios estudios adicionales en casos de urticaria, ya que se han demostrado poco rentables en la mayoría de los pacientes. Generalmente hacemos pruebas adicionales en los casos de urticaria aguda en los que haya un desencadenante sospechoso (por ejemplo, un alimento o un medicamento), y en la mayor parte de las urticarias crónicas; si bien en este último caso lo habitual es no encontrar ningún hallazgo”.

picor espalda

Tratamiento

En las urticarias en las que se conoce el factor de desencadenante, es fundamental evitarlo; mientras que en las urticarias en las que se desconoce la causa, o se conoce, pero persisten los síntomas, el tratamiento se centra en evitar el picor y reducir la aparición de habones. No obstante, el Dr. Alcántara señala que, aunque puede persistir durante años, en muchas ocasiones la urticaria desaparece espontáneamente.

“El tratamiento de primera línea son los antihistamínicos, habitualmente los no sedantes, pudiendo subirse la dosis hasta cuatro veces la habitual. Generalmente los mantenemos hasta que el paciente está al menos una semana sin lesiones, momento en el que probamos a interrumpir la terapia, pudiendo reintroducirse en caso de que sea necesario”.

Lo habitual es que los pacientes puedan controlar su urticaria con este tratamiento, pero cuando no es así se puede recurrir a otros fármacos alternativos, como el omalizumab, la ciclosporina o los corticoides orales. Solo en los casos agudos de riesgo vital es necesaria la adrenalina.

 

 

Contenido validado por el Dr. Javier Alcántara, médico especialista del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario de Torrejón



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos

  • No hay eventos próximos en esta especialidad