El portal de salud que resuelve tus dudas

Identificar la Uveítis para evitar la pérdida de visión

La uveítis consiste en la inflamación de la úvea. Un tejido interno del globo ocular muy vascularizado formado por tres capas: el iris, el cuerpo ciliar y la coroides. La uveítis causa cerca del 15% de los casos de ceguera. Por ello es muy importante conocer esta afección para actuar lo más rápidamente posible.

“La úvea puede verse afectada tanto por procesos inflamatorios como infecciosos. La inflamación dentro del ojo puede tener consecuencias graves, como la destrucción de tejidos y la pérdida de visión”, explica la Dra. Irene Canal Foncuberta, especialista de nuestro Servicio de Oftalmología.

Tipos de uveítis

La uveítis puede afectar a una o varias de las capas que conforman la úvea y se clasifica según su localización:

  • Anterior: es la forma más frecuente y afecta principalmente al iris.
  • Intermedia: afecta al cuerpo ciliar, que se encuentra tras el iris, y a las zonas anexas.
  • Posterior: afecta a la coroides, que está detrás de la retina, por lo que a veces ésta también se ve afectada por la inflamación.

Los síntomas en la uveítis son muy variados y dependen de la zona afectada por la inflamación. Suele manifestarse como una pérdida de visión, en ocasiones acompañada de ojo enrojecido.

ojo

Uno de los principales problemas que presentan las uveítis es que “son complejas de diagnosticar. En muchas ocasiones no se llega o se tarda mucho en llegar a un diagnóstico exacto. Además, pueden estar relacionadas con enfermedades de otros órganos. Esto es lo primero que hay que descartar, para lo que se precisa colaboración con otros especialistas, como reumatólogos o médicos internistas”, explica la Dra. Canal Foncuberta.

Algunas de las enfermedades asociadas a la uveítis son las autoinmunes Entre ellas la psoriasis, la artritis reumatoide, la sarcoidosis, la espondilitis anquilosante, la infección por herpes zóster o el SIDA.

Tratamiento

En cuanto al tratamiento, nuestra especialista señala que varía según determinados factores. Según la causa, localización, gravedad y recurrencia de la enfermedad, puede ser necesario el tratamiento farmacológico en gotas o sistémico con antibióticos, corticoides o inmunosupresores.

 

Conten ido validado por la Dra. Irene Canal Foncuberta, especialista del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario de Torrejón



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Salud Ocular

  • No hay eventos próximos en esta especialidad