El portal de salud que resuelve tus dudas

¿Cómo se realiza el implante de válvula aótica por vía percutánea?

El implante de válvula aórtica por vía percutánea (accediendo por la arteria femoral situada en la ingle) es una técnica vigente desde hace 11 años. Ha ido mejorando sustancialmente desde sus inicios.

“Inicialmente se utilizaba para pacientes inoperables por riesgo quirúrgico muy alto. En la actualidad, las guías de práctica clínica de las sociedades científicas internacionales recomiendan su uso en pacientes con enfermedad valvular aórtica (estenosis o insuficiencia) con edad avanzada (>75-80 años), comorbilidades (enfermedad renal, pulmonar, hepática) o datos de fragilidad. Todos ellos, factores que pueden complicar una cirugía convencional”. Tal y como explica el Dr. Eduardo Alegría, jefe del Servicio de Cardiología de nuestro hospital,

El abordaje más común, que se realiza en más del 95% de los casos, es a través de la arteria femoral. Esta se encuentra en la ingle, mediante una incisión de 1-2 centímetros. “Si las arterias femorales no son aptas para la técnica, pueden utilizarse otras alternativas. Como la arteria axilar-subclavia (en la axila) o la vía aórtica directa (pequeña incisión torácica)”. Apunta nuestro cardiólogo.

 

Válvula aórtica

Ventajas frente a la cirugía convencional

“La principal ventaja del implante de válvula aórtica por vía percutánea es que, al ser menos invasiva, permite una rápida recuperación del paciente. Reduciendo el porcentaje de complicaciones graves. Además de irse de alta a su domicilio en 3-4 días, los pacientes recuperan su calidad de vida en muy pocos días. En comparación con la cirugía convencional que implica algunas semanas de convalecencia”.

Tras el abordaje por vía percutánea, la estancia en la Unidad de Cuidados Intensivos es menor de 24 horas. “Pero se mantiene este protocolo porque los pacientes requieren vigilancia intensiva del ritmo cardiaco. Ademas de los puntos de acceso durante las primeras 24 horas”. Apunta nuestro especialista.

En todo caso, como cualquier intervención cardiaca, el implante de válvula aórtica por vía percutánea tiene ciertos riesgos. En primer lugar, es importante asegurar que la intervención es necesaria y está indicada en ese paciente concreto. Ya que su perfil suele ser el de una persona mayor con otros problemas mucho más graves que la enfermedad valvular.

“Una vez indicada la intervención, hay que analizar individualmente con el paciente el riesgo de complicaciones graves. De forma global, la intervención tiene éxito en más del 95% de los pacientes (tratándose de enfermos mayores y en ocasiones con otras enfermedades asociadas). Entre las posibles complicaciones graves está el ictus (1%-2%), sangrado (1%-2%) y necesidad de implantar un marcapasos (5%-10%)”. Concluye el Dr. Alegría.

 

Texto validado por el Dr. Eduardo Alegría, jefe de servicio de cardiología del Hospital Universitario de Torrejón.



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Corazón

  • No hay eventos próximos en esta especialidad