El portal de salud que resuelve tus dudas

Vértigo posicional paroxístico benigno, ¿cómo puede tratarse?

El vértigo posicional paroxístico benigno es el vértigo periférico más frecuente y está causado por un problema en el oído interno. “Los canales semicirculares del oído interno están llenos de líquido. Cuando uno se mueve, el líquido se desplaza dentro de estos tubos. Los canales son muy sensibles a cualquier movimiento del líquido. La sensación del movimiento del líquido en el tubo le indica al cerebro la posición del cuerpo, lo que ayuda a mantener el equilibrio”, explica la Dra. Paloma Pinacho Martínez, médico especialista de nuestro Servicio de Otorrinolaringología.

El vértigo posicional paroxístico benigno se presenta cuando “pequeños pedazos de calcio similares a hueso (denominados otoconias) se desprenden y flotan dentro del tubo. Esto envía al cerebro mensajes confusos sobre la posición del cuerpo”, apunta nuestra doctora.

Como consecuencia aparecen crisis de vértigo de segundos de duración, en los cuales experimentamos sensación de giro de objetos que se desencadena con los movimientos de la cabeza (al girarnos en la cama, al incorporarnos, al coger algo de una estantería…). También podemos sufrir náuseas o incluso vómitos durante las crisis. Estos episodios son recurrentes, es decir que pueden repetirse cada vez que hacemos el movimiento que lo causa. Después de la crisis es habitual que tengamos cierta sensación de inestabilidad durante unos minutos o incluso horas.

otorrinolaringología

Causas del vértigo

Entre las causas del vértigo posicional paroxístico benigno se encuentran las siguientes:

  • Un traumatismo craneal previo (incluso un golpe ligero en la cabeza).
  • Haber sido sometido a una cirugía de oído.
  • Tener antecedentes de enfermedad de Meniere.
  • Laberintitis, trastorno causado por una infección en el oído interno.

Diagnóstico

El diagnóstico del vértigo posicional paroxístico benigno se hace en la consulta del otorrinolaringólogo mediante test clínicos. “El más usado es la Maniobra de Dix Hallpike, que consiste en realizar una serie de movimientos en la cabeza del paciente para intentar desencadenar el vértigo, y así diagnosticarlo”.

Tratamiento del vértigo

En cuanto al tratamiento, nuestra especialista explica que puede realizarse de dos maneras: “En el caso de que la maniobra de provocación sea positiva en la consulta, se puede realizar en ese mismo momento una maniobra de recolocación curativa (la maniobra de Epley es la más utilizada). En el caso de que la maniobra de provocación sea negativa pero la historia del paciente sea muy sugestiva de vértigo posicional, que el paciente siga presentando vértigo a pesar de la maniobra de recolocación, o no se pueda realizar una maniobra de recolocación por condiciones del paciente, el tratamiento consistirá en unos ejercicios que deberá realizar en su casa todos los días durante 2 semanas (maniobras de Brandt Daroff)”.

Los pacientes que han sufrido alguna vértigo posicional paroxístico benigno son más propensos a presentar nuevos episodios, por lo que si este es nuestro caso debemos evitar los movimientos bruscos de la cabeza en los días posteriores a la maniobra de recolocación, intentar dormir con el cabecero de la cama elevado y del lado opuesto al lado que nos produce el vértigo.

 

 

 

Contenido validado por la Dra. Paloma Pinacho Martínez, médico especialista de Otorrinolaringología del Hospital Universitario de Torrejón.

 



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Otorrinolaringología

  • No hay eventos próximos en esta especialidad