El portal de salud que resuelve tus dudas

La voz, cuídala y evita los factores que la dañan

Existen muchos factores que afectan a la voz y favorecen la aparición de trastornos. Por ejemplo, la mala costumbre de abusar de la voz. La buena noticia es que adoptando algunos hábitos saludables y una buena higiene vocal podemos prevenir o mejorar muchos de estos problemas y así cuidar la voz.

Higiene vocal

“Uno de los factores más importantes a la hora de presentar una voz sana es la correcta hidratación y humidificación de la vía aérea superior. Por ello, es fundamental beber con frecuencia”, explica la Dra. Beatriz Delgado Vargas, médico especialista de nuestro Servicio de Otorrinolaringología. 

También conviene evitar el reflujo faringolaringeo, que es muy frecuente y termina irritando las cuerdas vocales. “Entre los factores que favorecen el reflujo faringolaringeo están las comidas copiosas, muy especiadas o grasientas, y con bebidas carbonatadas. Asimismo, tumbarse inmediatamente después de las comidas favorece que por gravedad el contenido gástrico ascienda hasta la laringe y la irrite. De ahí que sea recomendable esperar al menos dos horas desde que se come o se cena hasta acostarse”, señala nuestra otorrinolaringóloga. 

El consumo de tabaco y alcohol

El tabaco es uno de los mayores irritantes continuos sobre las cuerdas vocales. Esto se debe tanto por el humo caliente y seco que se aspira como por las sustancias carcinogénicas que se inhalan. Esto lo convierte en uno de los factores que más contribuyen a producir disfonía y lesiones vocales. Junto al tabaco, el alcohol es otro de los agentes dañinos para nuestra voz al producir la deshidratación de las cuerdas vocales y la pérdida de masa. Esto provoca que la porción vibrátil disminuya y cambie la voz. 

otorrinolaringología

Consejos para mantener la salud de la voz

Las medidas de higiene vocal pueden ayudarnos a mantener la salud de nuestra voz.

  • Limitar la cantidad de tiempo que dedicamos a hablar. Debemos hablar lo justo y necesario, sobre todo si sentimos que nuestra voz se cansa con facilidad. 
  • No forzar la voz en situaciones de mucho ruido ambiental ni cantar más allá de la gama en la que nos encontremos cómodos.  
  • Evitar gritos e imitación de sonidos onomatopéyicos.  
  • Cuidar los catarros y prevenir el reflujo gastroesofágico, que daña gravemente la laringe y afecta a la producción de la voz.  
  • Evitar hablar de manera prolongada a larga distancia y en el exterior. 
  • No toser o aclarar la voz (carraspear) excesivamente porque puede dañar los pliegues vocales. En su lugar es preferible tomar agua.  
  • No hablar mucho si estamos haciendo un ejercicio físico intenso.  
  • Reposar la voz después de una jornada en la que la hayamos usado mucho. 
  • Mantener una buena postura corporal mientras hablamos. Posturas inadecuadas producen compensaciones musculares que pueden afectar a la zona cervical y laríngea. 
  • Evitar el tabaco y el alcohol.  
  • No exponerse a temperaturas extremas (aire muy frío o muy caliente).  
  • Tomar al menos 2 litros de agua al día. 
  • No utilizar descongestionantes, antihistamínicos o fármacos no prescriptos por el médico, ya que algunos pueden favorecer la deshidratación de las cuerdas vocales. 
  • Si por trabajo debemos usar mucho la voz, lo mejor es que realicemos un entrenamiento con la ayuda de un fonoaudiólogo especializado en voz.  

 



¿Quieres saber más sobre este tema?

Déjanos tus datos y te mandamos información.

   

AGENDA | Próximos eventos de Otorrinolaringología

  • No hay eventos próximos en esta especialidad